• Acerca del país / About the country »
  • El clima en Asunción: No disponible
Domingo, 14 de Julio de 2024, 10:54 (13:54 GMT)

30 de Noviembre, 2013 | Nacionales

Policías beben y se pelean en escuela rural, denuncian

Los pobladores de la colonia Maracaná no solo deben soportar los embates de las fumigaciones de los sojales sino también la prepotencia e impunidad policial, según denuncia el director de una escuela de la zona.

Tanto los efectivos de la Policía Montada, como del Grupo Especial de Operaciones (GEO) y de la Comisaría de Canindeyú están acampados en una escuela rural, según comentó a Cardinal AM el profesor Toribio Ojeda, director de la Escuela Básica 34-19 de la colonia Maracaná, cercada por la fumigación con agrotóxicos.

“Los policías de la Montada, de la GEO, de la comisaría de Canindeyú, están acampados en la Escuela Básica 36-46 María Auxiliadora, segundo encuadre de la colonia Maracaná”, dijo al denunciar que los agentes “manipulan sus armas y se pelean entre ellos” frente a los escolares.

“En la cancha (de la escuela) juegan al fútbol y toman cerveza”, contó. Incluso, el jueves pasado -cuando fueron a reprimir a los pobladores- se encontraban en estado etílico, según relató.

Precisamente, ese día, los pobladores fueron a pedir que suspendieran la fumigación, frente a la propiedad del brasileño Claudecir Mesias, debido al fuerte viento que soplaba a esa hora. Eran aproximadamente las 18:00. Madres, jóvenes y niños hicieron el reclamo.

De igual manera, llevaron a cabo la fumigación, inclusive llamaron a la policía “que en cinco minutos se hizo presente” en el lugar.

Los uniformados actuán con violencia ante el reclamo de los pobladores que exigen vivir en un ambiente sano, libre de tóxicos. Archivo UH

Ojeda refirió que a los campesinos les sorprendió que se produzcan nuevas pulverizaciones, ya que se hicieron presentes la semana pasada los senadores Fernando Silva Facetti y Luis Alberto Wagner; el diputado José Ledesma y directivos de la Seam y de la Senave.

Igual, los efectivos policiales actuaron con violencia para dispersar a los pobladores. “Le pegaron a las chicas adolescentes, jóvenes que estaban filmando con celulares, niños con gases lacrimógenos; hubo una represión impresionante”, describió.

La colonia Maracaná cuenta con 23.000 hectáreas y de acuerdo al profesor Ojeda, muchas son las personas que “no se animan a denunciar las fumigaciones por temor a las represalias” de los sojeros.

“Las criaturas tienen vómitos, malestar en el cabeza, problemas en la piel que se dan por efecto de los agrotóxicos que se usa indiscriminadamente en la zona”, remató.

Publicidad

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Comentarios

2 comentarios
1.
Los policías entendieron mal nomás las instrucciones del tembiguai De Vargas que funge de ministro del interior. Pensaron que el operativo se llamaba: macana-rá.
2.
Vamos a hacer una prueba. Vamos a fumigar con el mismo veneno que usan los sojeros la mansión de Horacio Cartes, la casa de Francisco de Vargas (hijo), la estancia de Wasmosy y de Teruco Pappalardo, y la estancia de Francisco de Vargas (padre). A ver si sus descendientes no sufren malformaciones, a ver si ellos mismos y sus parientes no desarrollan cáncer. Después seguiremos hablando, entendea!!

Deje aquí su comentario

Publicidad

Webs amigas

También podría interesarle:

Carlos Parodi: “Cartes quería aprisionarnos”

Leer más