• Acerca del país / About the country »
  • El clima en Asunción: No disponible
Viernes, 15 de Noviembre de 2019, 05:12 (08:12 GMT)

09 de Junio, 2019 | Internacionales

La farsa de los influencers y el lado oscuro del millonario negocio

Una mujer con más más de 2.600.000 seguidores en Instagram puso en evidencia la gigantesca burbuja que se levantó en el mercado de la publicidad a través de los llamados ‘ influencers’.

Foto: Captura - Twitter
Una joven estadounidense con 2,6 millones de seguidores en Instagram no logró vender ni 36 camisetas de su propia marca. Esto ha puesto en evidencia la enorme burbuja sobre la que se ha levantado el mercado de la publicidad en las redes sociales. 
 
En la actualidad 20 millones de personas trabajan como influencers en todo el mundo.Un negocio que mueve ya más de 1.000 millones de euros y que supuestamente llegó para reinventar el mercado de la publicidad. ¿Qué podría salir mal?, algo tan sencillo como acumular seguidores y escribir en Twitter o subir una foto a Instagram elogiando un producto para que las ventas aumenten.
 
Miles de seguidores y tantos likes acumulaba @arii en su cuenta que decidió lanzar su propia línea de ropa. ¿Qué podría salir mal, ya que es una influencers? La realidad le pegó por la cara; no vendió ni 36 camisetas, cifra mínima para ordenar la confección y envío de los pedidos. 
 
Totalmente descorazonada, la joven publicó su experiencia en su cuenta de Instagram.
“Hola, me rompe el corazón tener que escribir este post. Sabía que iba a ser difícil, pero me estaban dando tan buen feedback que pensé que a la gente le gustaba y lo compraría. Nadie mantuvo su palabra así que la empresa no va a poder atender los pedidos de la gente que sí hizo alguna compra y eso me rompe el corazón”, refirió en una publicación que posteriormente borró.
 
La mencionada publicación tuvo 35.788 likes, cantidad que superó ampliamente el número de camisetas que logró vender. 
 
Luis Díaz, CEO de la agencia de influencer marketing Human to Human (H2H), refirió al portal elmundo.es, que su caso es muy sintomático del fraude sobre el que han crecido algunos influencers. La mayor parte de su comunidad es falsa y su audiencia es de muy baja calidad. Más de la mitad de sus seguidores son bots (usuarios falsos automatizados) y alguien debió advertirle de que un bot no compra camisetas. “La tragicomedia de esta chica es sólo un ejemplo extremo de una realidad que ya es imposible disimular con filtros de colores”.
Publicidad

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Comentarios

0 comentarios

Deje aquí su comentario

Publicidad

Webs amigas

También podría interesarle:

Mamás atacan a docente que manoseaba a sus hijas

Leer más