Martes, 24 de Octubre de 2017, 08:09 (11:09 GMT)

20 de Agosto, 2012 | Nacionales

Franco anuncia que autorizará uso de algodón transgénico

Con expresiones rimbombantes, el presidente de la República adelantó que autorizará la importación de semillas genéticamente modificadas de algodón. "Hoy comienza la verdadera independencia del Paraguay", dijo.

De acuerdo a varias organizaciones sociales y ambientalistas, las semillas genéticamente modificadas acarrean graves daños a la salud humana.

La cuestionada semilla transgénica ya cuenta con la aprobación de Federico Franco. El Jefe de Estado anunció autorizará por decreto la importación de la simiente proveniente de Argentina y Brasil.

Es para la próxima campaña agrícola 2012/2013 y responde -entre otras razones- a la falta de la semilla para la siembra de esta planta en el país.

Para Franco esta noticia es un símbolo de "independencia" para los productores paraguayos.

"Hoy comienza la verdadera independencia del Paraguay porque acá se ha acostumbrado que el campesino dependa del presidente de seccional o de comité. Hoy, ustedes se van a independizar de la clase política", refirió el presidente en conferencia de prensa luego de reunirse con productores algodoneros.

Publicidad

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Comentarios

1 comentario
1.
FUENTE: www.baseis.org.py-El investigador y docente mexicano doctor Ignacio Chapela, radicado en la Universidad de Berkeley, Estados Unidos, escribió para la revista de ciencias “Nature” sobre la contaminación que generaró el maíz transgénico sobre el maíz nativo de México, en la región de Oaxaca, sur de ese país. El mismo explicó que durante una investigación en que usaban comparativamente el maíz estadounidense transgénicoy el natural de México, para hacer un contraste, se llevó la sorpresa de que “el maíz que creíamos que no era transgénico, ya contenía ADN transgénico”. Al mismo tiempo, el Instituto Nacional de Ecología del mismo país comprobó la contaminación del maíz mexicano con los genes Round Up Ready y BT, dos tipos de tecnologías transgénicas, la una resistente al herbicida Round Up Ready y la otra con el gen bacillus thuringiensis. Esto es lo que se denuncia en el documental “El mundo según Monsanto”, realización de la periodista e investigadora francesa Marie-Monique Robin. En él, el mismo instituto informa de la contaminación del maíz nativo de México en cinco regiones. Durante el material, la doctora Elena Álvarez explica qué consecuencias puede traer esta contaminación sobre el maíz nativo. O con el viento o a través de insectos, los genes transgénicos llegan a las plantas nativas y se insertan en su estructura pudiendo generarse del cruzamiento hasta plantas aberrantes por lo deforme que resultan. El problema de esto, advierten organizaciones campesinas de toda América, es que puede desaparecer la diversidad del maíz al contaminarse y uniformarse todas las especies de maíz nativo con el mismo gen transgénico. Además, con los cruzamientos accidentales, no hay garantía de la calidad alimenticia de las plantas y frutos resultantes, visiblemente deformes. En Paraguay Con la asunción del gobierno ilegítimo de Federico Franco, organizaciones campesinas, ambientalistas y urbanas analizaban que el mismo no tardaría en aplicar una agenda política y económica favorables a los sectores agro-exportadores y a las grandes trasnacionales del agro. Unos 16 días después de su juramento, el gobierno que nació del golpe parlamentario ya concretaba la liberación comercial del algodón transgénico BT de Monsanto. En medio de la indisimulable alegría de los sectores beneficiados y sus medios de comunicación, ya anunciaron el siguiente objetivo: la aprobación del maíz transgénico en Paraguay. Un gran pivote de estos “logros” es el ministro de Agricultura y Ganadería(MAG), Enzo Cardozo, que ya lo fue durante el gobierno de Fernando Lugo. De hecho, durante la presidencia de Lugo, Cardozo autorizó los ensayos de cuatro especies de maíz genéticamente modificados a las empresas Agrotec, Monsanto, Dow Agrosciences y Syngenta en noviembre de 2011. Se trata de los cultivos RC 1507(Agrotec y Dow), MON89034 x MON88017 o VT3Pro(Monsanto) y BT11 o Maíz BT(Syngenta). Además de estas cuatro especies transgénicas, se suman dos más, la MON 89034 X TC1507 X NK603 también de Dow y la MIR 162 también de Syngenta. Las primeras cuatro entran en su segundo año de experimentaciones, mientras las más recientes la inician recién. Al arrancar la exposición anual de los sectores agro-exportadores agrícolas, ganaderos yfinancieros del país, la Expo de Mariano Roque Alonso, a inicios del mes de julio el asesor de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales Oleaginosas (Capeco), Luis Enrique Cubilla, dijo que esperan ansiosos la “inminente aprobación” del maíz trasngénico, para empezar a cultivarlo en la siguiente temporada, que se inicia en febrero-marzo. Mientras, duerme en el Congreso paraguayo un proyecto de ley “De protección y defensa de las variedades locales de maíz”, presentada ya en 2009 por varias organizaciones campesinas y ambientalistas. La iniciativa tiene como objetivo, por un lado, proteger las variedades y diversidad del maíz nativo; y por otro, busca prohibir la “introducción, tenencia, pruebas de campo, distribución, venta, siembra, producción o liberación en el medio ambiente de semillas de maíz genéticamente modificadas”. Según datos de las mismas organizaciones campesinas e indígenas que la presentaron, la contaminación del maíz nativo puede darse en un radio de 800 metros, de haber dentro de esa distancia cultivos transgénicos. A la contaminación, se suman otras razones para rechazar la liberación del maíz transgénico en Paraguay, como: el uso aparejado de agrotóxicos, la dependencia de las familias agricultoras hacia los proveedores de semillas patentadas, la pérdida de soberanía alimentaria, la inseguridad alimetaria en realción con los posibles efectos de este tipo de alimentos hacia el cuerpo humano y la expulsión de familias campesinas e indígenas del campo por el esquema agro-económico de producción de este tipo de cultivos. La situación se agrava más, teniendo en cuenta que, aunque el maíz transgénico no está aprobado y liberado en Paraguay, desde hace años los sectores agro-exportadores lo cultivan de manera ilegal. Esto despertó que desde 2009, el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semilla(SENAVE), encargado del tema, saliera a destruir estos cultivos en grandes cantidades.

Deje aquí su comentario

Publicidad

Webs amigas

También podría interesarle:

Tensión en el Ministerio de Hacienda

Leer más