Lunes, 18 de Diciembre de 2017, 09:50 (12:50 GMT)

07 de Mayo, 2017 | Internacionales

Madre que perdió a su hija por la “Ballena Azul” relata tragedia

Una madre colombiana perdió a su hija de 13 años debido al “juego” de la “Ballena Azul”. “Mamá, ¿existen las ballenas azules?”, preguntó la niña unos dos meses antes de colgarse para dar fin a su vida.

El 28 de abril, Maylen Lizette, de 13 años, apareció colgada de una soga. Su madre, Maylen Villamizar, de 37 años, conversó con El Mundo, de España, sobre la tragedia que le tocó vivir.

Mencionó que dos meses antes del suicidio de su hija, esta última le consultó sobre la existencia de las ballenas azules. “ Existen y deben quedar pocas”, fue lo que respondió en aquella oportunidad la mujer.

El juego de la “Ballena Azul” trascendió hace unos meses como una “trivia” en la cual jóvenes debían cumplir ciertos retos. Recibían las órdenes a través de las redes sociales, el suicidio era el último reto, unos cuantos cumplieron, hasta donde se sabe.

La madre no tiene Facebook, le cuesta un mundo entender la tecnología, relata el medio citado. Sólo después de enterrar a su hija menor y escuchar casos parecidos, empezó a atar cabos. Recordó diversos episodios hasta concluir que a su pequeña la mataron las redes sociales y uno de sus desafíos de moda, la “Ballena Azul”.

“El domingo 16 de abril le vi una foto en el celular de cómo se ataba una soga para ahorcados, paso a paso. Le pregunté por qué la tenía y me dijo: ‘tranquila: es una foto que me mandaron’. La borró enseguida y me devolvió el celular. ‘Bueno, ten cuidado con eso’, le dije, y aunque quedé algo preocupada, olvidé el incidente con lo que siempre nos decimos, cosa de adolescentes”, recordó la madre.

A la muerte de Maylen Lizette habría que agregarle dos suicidios de adolescentes en San Pedro, población del Valle del Cauca, relacionados en principio con el mismo juego mortífero, si bien aún no está confirmado.

El último, fallecido el 2 de mayo, apareció colgado de la rama de un árbol.

Maylen Villamizar aceptó la entrevista fue solo para alertar a los padres sobre los peligros que entraña ese tipo de desafíos que difunde la red.

“Mi hija no tenía celular, me opuse a eso siempre por las violaciones, y la trata de blanca que empiezan por Internet. Usaba el mío”, indicó.

“Yo veía su Facebook, me mostraba fotos de las dos. Y después de morir vine a saber que tenía abiertas tres cuentas secretas más”, rememoró.

La Fiscalía espera acceder al contenido de todas ellas en las próximas semanas. Siguen varias líneas de investigación, entre las que figura la Ballena Azul, pero prefieren reunir todas las pruebas antes de arrojar una conclusión definitiva.

En cuanto a las rayas hechas con aguja en el antebrazo izquierdo que presentaba el cadáver, no están seguros de que obedezca a uno de los retos más comunes que exige el desafío viral: hacerse cortes en los brazos y concluir tatuándose una ballena con cuchillas de afeitar.

“El CTI (Cuerpo de Investigadores de la Fiscalía) le preguntó a sus amigos (chicos) si jugaban y contestaron que no. Y claro que sí lo hacían”, aseveró Maylen, madre de tres hijos, varones los dos mayores; su marido la abandonó al poco de dar a luz a la niña. Ahora trabaja en una empresa de apuestas. Los dos chicos estudian en Bucaramanga, capital de Santander, departamento contiguo, uno para ser policía y el otro termina bachillerato este año. Sólo vivía con la niña.

“Era muy apegada a mí, dormíamos juntas, era una niña dulce, una gota de miel, habladora, cariñosa. Hasta diciembre, en que se volvió un mar de inconformismo, a todas horas le veía esa arrugadera de cara porque era de día, porque era de noche”, rememoró. “En los últimos 15 días antes de morir, yo le fastidiaba. Si la besaba, se ponía rígida. Incluso quitó la foto de Facebook en la que estábamos las dos. Yo pensaba: es la adolescencia”, dijo.

Captura de El Mundo.

En las noches, la niña se levantaba sin que su madre se diera cuenta e iba a la sala para conectarse con el celular.

Desde que supo del juego, Maylen exprime sus recuerdos para hallar nuevas claves que arrojen luces. “En dos o tres ocasiones escuché en la noche que gritaba desde la sala: ‘ya cumplí el reto de hoy’. Le pregunté: ‘¿De qué hablas?’. Respondía con risas”, recordó.

La pequeña incluso llegó a consultarle a su madre sobre los suicidad, si eran cobardes o valientes.

El día anterior a su muerte, Maylen Lizette no fue al colegio alegando que tenía gripe.

“Se acostó enojada y se levantó enojada”, indicó su madre.

Al despertar, le puso la mano en la frente y no sintió que tuviera fiebre, pero le dejó quedarse en la cama.

A las 10:30, en pijama, la niña sacó la soga que tenía escondida, la colgó de una tubería y se ahorcó. “Quisiera que nadie viviera lo que yo, que se den cuenta de que tenemos un problema que no podemos manejar solos. Y que sentaran al autor del juego y le preguntaran qué hay en su cabeza, en su corazón, por qué lo hace”, lamentó

“No estoy vendiendo mi tristeza, estoy preocupada de ver cómo los seres humanos usamos los avances para destruir personas, vidas, sueños”, remató.

La entrevista completa se encuentra abajo: 

Publicidad

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Comentarios

0 comentarios

Deje aquí su comentario

Publicidad

Webs amigas

También podría interesarle:

Maduro habla con vacas y pide apoyo para constituyente

Leer más