Viernes, 26 de Mayo de 2017, 10:58 (13:58 GMT)

30 de Diciembre, 2016 | Internacionales

Fieles de Iemanjá recuerdan el origen del famoso Reveillon de Río

Los fieles de Iemanjá rindieron homenaje a la diosa de las aguas en una ceremonia en Copacabana, la playa más emblemática de Río de Janeiro, en la que recordaron que fueron sus ritos los que dieron origen al Reveillon.

En un culto que reunió a unas 500 personas en las arenas de Copacabana, seguidores de la umbanda y del candomblé, las más conocidas religiones afrobrasileñas, entregaron este jueves sus ofrendas a Iemanjá, uno de los orixás (deidades de origen africano) más adorados en Brasil, para dar gracias por las bendiciones de 2016 y pedir buenos deseos para 2017.

Fieles de Iemanjá rinden homenaje a la diosa de las aguas. EFE

"El significado (de esta ceremonia) es un agradecimiento a los dones recibidos, así como una oportunidad para hacer peticiones. Muchos están pagando sus promesas", explicó a Efe la mae do santo (sacerdotisa) Rose de Olha.

Pese a que esta ceremonia era realizada tradicionalmente el último día del año y dio origen a muchos rituales que se siguen en el Reveillon, los fieles de Iemanjá volvieron a anticipar la fecha en dos días, como lo vienen haciendo hace una década, para no coincidir con la fiesta de fin de año de Copacabana.

La fue en ceremonia en Copacabana, la playa más emblemática de Río de Janeiro.EFE

Ello debido a que el famoso Reveillon de Río de Janeiro reúne a cerca de dos millones de personas en las arenas de Copacabana y las calles del barrio son bloqueadas, lo que dificulta el acceso de los seguidores de las religiones afrobrasileñas a la playa.

Tras un prolongado rito al ritmo de tambores africanos, los fieles, vestidos rigurosamente de blanco, fueron hasta la orilla del mar para arrojarle a Iemanjá sus ofrendas.

Los fieles, a quienes se sumaron numerosos bañistas, turistas y curiosos, arrojaron flores al mar y sembraron en cientos de montículos en la arena ofrendas con flores, botellas de licor, perfumes y velas encendidas.

Los babalorixás (sacerdotes) aprovecharon la ceremonia para defender la tolerancia entre las religiones y recordaron que, pese a que sufren prejuicio, muchos brasileños de todas las religiones acuden a sus terreiros (templos) para hacer peticiones a los orixas.

Según estadísticas oficiales, fieles de la umbanda y el candomblé fueron víctimas del 71 % de las 949 denuncias por intolerancia religiosa presentadas ante la Policía de Río de Janeiro entre julio de 2012 y diciembre de 2014.

"El combate a la intolerancia religiosa no depende de Iemanjá. Depende del pueblo. Cada uno tiene que tratar a los otros con respeto, con amor y con cariño. Porque donde hay amor, hay felicidad", aseguró Rose de Olha.

Los babarolixás igualmente recordaron que, pese al prejuicio, fue el rito en homenaje a Iemanjá cada 31 de diciembre el que dio origen al Reveillon, una fiesta que congrega a millones de personas en la playa para, de una u otra forma, agradecer a los dioses y pedir buenos deseos para el próximo año.

Fueron sus ritos los que dieron origen al Reveillon, como se conoce a la famosa fiesta de despedida de año de esta ciudad brasileña. EFE

"El Reveillon de Río tuvo inicio cuando los seguidores de la umbanda y del candomblé comenzaron a ir a la playa de Copacabana el último día del año para hacer sus ofrendas", dijo a Efe el babarolixá Ivanir dos Santos.

Así como en el rito al orixá, en la fiesta de fin de año la población acude a la arena en su mayoría vestida de blanco, baila en la playa, brinda por un mejor año y se acerca a la orilla del mar para arrojar flores y hacer deseos.

Pese a que los fieles a Iemanjá cambiaron la fecha de su ceremonia por el crecimiento imparable del Reveillon, la nueva fiesta afrobrasileña viene ganando fuerza y espacio cada año entre las tradiciones de Río de Janeiro.

El culto, como los de los últimos catorce años, fue organizado por los comerciantes del Mercado de Madureira, una feria popular en la zona norte de Río de Janeiro en la que abundan las tiendas de artículos religiosos.

Una estatua simbolizando a Iemanjá y que, por el sincretismo religioso, tiene las características de la Virgen de Nuestra Señora de los Navegantes, fue trasladada en vehículo abierto en una procesión entre Madureira y Copacabana y fue llevada hasta la playa, en donde recibió el tradicional baño de champán.

La ceremonia de este año fue la primera desde que la umbanda, una combinación sincrética de elementos del catolicismo, del espiritismo, del ocultismo, de las religiones africanas y de las tradiciones de los indios, fue declarada patrimonio cultural de Río de Janeiro en agosto pasado.

Foto: EFE

"No se puede decir que somos una religión de matriz africana. Somos una religión de matriz brasileña, que se originó en el mestizaje, y por eso nunca falta un caboclo (mezcla de indio y blanco) en nuestros terreiros", aseguró Dos Santos.

Según el último censo oficial (2010), Brasil contaba con 407.332 practicantes de umbanda, que representan menos del 1 % de la población, establecidos principalmente en Río de Janeiro (32 %) y en Río Grande do Sul (28 %), estado en el extremo sur fronterizo con Argentina y Uruguay, países en donde la religión también tiene seguidores. EFE

Publicidad

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Comentarios

0 comentarios

Deje aquí su comentario

Publicidad

Webs amigas

También podría interesarle:

Cubano-estadounidenses visitan la "verdadera Cuba", no la turística

Leer más