Jueves, 18 de Septiembre de 2014, 01:33 (04:33 GMT)

27 de Noviembre, 2012 | Espectáculos

Lady Magna

Un colosal concierto que ridiculiza los superlativos ofreció Gaga en el Jockey Club, donde unas 30 mil personas quedaron rendidas a los pies de la nueva diva pop.

Preciosa y sensible, Lady Gaga fue pura energía en el Jockey.Fotos Personal

Por Richard Moreira
Grande en escenografía, grande en voz y carisma, y grande en humildad. La presentación de Lady Gaga en Paraguay fue frenética, enardecida, enérgica y llevó al público al delirio en poco más de dos horas de un espectáculo irrepetible.

Ya habían pasado Diva, DJ Lady Starlight y The Darkness, con más grito que música, cuando a las 21.25 de la noche la magia interpretativa y subyugante de la diva estalló en el gigantesco escenario, en medio de un impresionante despliegue de vestuario y coreografía, con la cantante montada a un caballo negro en “Highway unicorn”.

Irreverente y con una insolencia consentida por sus “pequeños monstruos”, Gaga se transformó en la “mother monster” que dio a luz al ente mitad humano, mitad alienígena, que fue expulsado desde el interior del castillo, para dar inicio a “Born this way”, una de las canciones más coreadas de la noche, que hizo saltar al público y en la que dejó uno de sus mensajes más fuertes: “There's nothing wrong with loving who you are” (No hay nada de malo en amarte tal cuál eres), que insta a aquellas personas que se sienten diferentes a aceptarse cómo son.

La "mother monster" da a luz en la previa de "Born this way", que hizo delirar al público.

Transgresora de principio a fin, Gaga demolió en sus actos las concepciones religiosas con una artillería de canciones y diatribas. Pasaron “Black Jesus / Amen fashion”, “Bloody Mary”, “Judas” y el super hit “Bad Romance”, coreado por 30 mil gargantas al unísono. “Esta noche soy tú, Asunción” exclamó tras estas canciones para luego agregar en un cerrado inglés “estoy muy feliz de estar en este país”.

El castillo medieval, el “Haus of Gaga”, se convertía en una alegoría del contraste entre la edad media conservadora, gris, oscura, y las canciones de libertad de parte de la diva pop. La irreverencia de Gaga seguía. En “Heavy metal lover”, montada en una motocicleta anatómicamente adaptada, la cantante simulaba un coito lésbico.

A esa altura de la noche, el Jockey estaba rendido a los pies de la neoyorquina, que aún tenía canciones por interpretar. Así, llegaron los éxitos que la dieron a conocer en el año 2008, “Just Dance” y “Love Game” y luego el tema que hiciera a dúo con Beyoncé, “Telephone”.

Un gran despliegue de vestuario y escenografía presentó Gaga en Asunción. Impecable presentación.

Emotividad a pleno

Uno de los momentos más emotivos llegó cuando la cantante se acercó a sus fans en el sector Monster Pit (donde estaban cerca de medio millar de afortunados de fanáticos) con quienes conversó de cerca. Éstos la mimaron, le arrojaron presentes, banderas, remeras de la selección paraguaya, una chaqueta con la inscripción ArtPop, y hasta una muñeca de Sirenita, el personaje de Disney que fue película y que también le animó a cantar un par de estrofas de la canción de este film.

Tras este primer acercamiento, una intimista Gaga invitó a cuatro fans a subir al escenario con quienes compartió parte de su pasado y cantó “Hair” a ritmo soft, uno de los temas símbolo de su filosofía de emancipación. “I’ve had enough, this is my prayer, that I’ll die living just as free as my hair” (Ya tuve suficiente, esta es mi oración: "Moriré viviendo igual de libre que mi cabello").

Dejó una lección sobre el bullying, donde instó a no responder a las agresiones y en “You and I”, una balada sublime, dio cuenta de su calidad vocal.

Los "pequeños monstruos" con más fortuna de Asunción, subieron al escenario para cantar con la diva.

Más tarde llegaron “Electric Chapel”, “Americano”, “Poker Face”, “Alejandro”, “Paparazzi” y “Sheisse” antes de despedirse definitivamente con “The edge of glory” y “Marry the night”.

Pasaron un par de horas y 24 canciones de una artista que en el escenario y delante de sus fans se muestra genuina. Una Gaga que alejada de las polémicas, muchas veces creadas por la prensa, es esto que se mostró anoche en el Jockey: auténtica, humilde, frenética y sensible.

Lady Gaga arrasó a su paso por Asunción con “garra”, con energía, con sensibilidad y con un carisma inaudito que convirtieron a este show en simplemente el más grande que haya visto Paraguay.

El "Haus of Gaga" lució imponente en el escenario. El de Gaga fue el show del año, sin dudas.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Comentarios

0 comentarios

Deje aquí su comentario

Webs amigas

También podría interesarle:

Lady Gaga, emocionada de estar en Paraguay

Leer más