Domingo, 17 de Diciembre de 2017, 05:06 (08:06 GMT)

12 de Junio, 2017 | Espectáculos

La eminencia paraguaya de la literatura cumple 100 años

VIDEO. Con una fructífera producción literaria que es considerada una de las mejores a nivel mundial, se celebra el centenario del natalicio de Augusto Roa Bastos. Su hija, Mirta Roa, ahonda en su vida para conocerlo.

Foto: Gentileza

Mirta cree su padre tiene una mala fama ganada por la comprensión de sus obras que se torna difícil; no lo niega, pero es el caso de su obra cumbre 'Yo el Supremo' que le hizo ganar al escritor el Premio Cervantes 1989. "Sin embargo, hay otros tipos de literatura que escribió como canciones, poemas, obras de teatro, cuentos o novelas cortas que son mucho más sencillas de leer", expresó para La Jornada de Noticias Paraguay.

Con el trabajo de la Fundación Augusto Roa Bastos, se logró reducir los costos de sus obras que son editadas en Paraguay, así se amplia el acceso a su magnífica pluma. No hay excusa alguna para leer a Roa y hay que hacerlos para valorizarlo ese legado que es un tesoro para la literatura nacional, regional y mundial.

Mirta adelantó que se está editando un recompilado de sus textos periodísticos, cartas e incluso una versión de cómics sobre sus cuentos. Para un estudio más avanzado de la filosofía del maestro, se puede leer sus ensayos sobre la Valoración de la Mujer, así como la Ecología y Cultura.

Roa, según su hija, reivindicó siempre el papel de la mujer paraguaya, así como el cuidado que hay que darle a nuestro medio ambiente, al cual lo estamos convirtiendo, con fines de lucro, en un basurero tóxico. Asimismo, levantó siempre la bandera de la Justicia y de la tolerancia a las diferencias. "Somos un país de concepto isleño, encerrados entre nosotros mismo", señalaba el gran exponente del país.

EL AMBIENTE DE ROA

Mirta Roa también habló sobre la vida personal del autor; en especial en su rol como padre. "El escribió una copla en una caja chayera que decía 'No quiero que te vayas, ni quiero que te quedes. Ni que me dejes sólo, ni que te alejes' y con esto demostraba el valor que le tenía a la soledad e independencia, así como el de querer compartir con un ser querido".

Por su parte, ella resalta que tuvo un padre cariñoso, afectuoso, que nunca modeló un camino a seguir, ni daba consejos. Dio esa libertad a sus hijos para que vivan, se equivoquen y aprendan. Mirta creció alrededor de una biblioteca que para ella leer era como comer o respirar.

El escritor era un amante del deporte, practicaba remo y en Argentina andaba en bicicleta. No fumaba, ni mucho menos bebía.

Al escarbar sus inicios para saber de dónde sacó ese talento que revolucionó las letras del país y lo llevó a la cumbre de la literatura paraguaya, Mirta se limita a decir que fue obra de sus abuelos de quien Augusto Roa Bastos heredó el talento artístico, mientras que el del padre, su rigor.

Todos estos detalles, en una entrevista exclusiva con la Mirta Roa, en el siguiente video:

Publicidad

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Comentarios

0 comentarios

Deje aquí su comentario

Publicidad

Webs amigas

También podría interesarle:

Obra paraguaya "La Dulcera" gana primer premio en Rusia

Leer más