• Acerca del país / About the country »
  • El clima en Asunción: No disponible
Miércoles, 15 de Julio de 2020, 04:23 (07:23 GMT)

19 de Noviembre, 2013 | Deportes

Francia remonta y Grecia aguanta para estar en Brasil

Remontada épica de la Francia de Didier Deschamps frente a Ucrania en la vuelta de la repesca que permite a los galos acudir al Mundial de Brasil. Grecia aguantó ante Rumania.

EFE.- Los "bleus" se impusieron 3-0 en un partido que jugaron con ambición, nada que ver con la indolencia mostrada hace cuatro días en Kiev, cuando se inclinaron 2-0 y dejaron con el corazón en un puño a los galos.
 
Por segundo Mundial consecutivo, Francia sacó el billete en la última estación y de forma agónica. Aunque a diferencia de lo logrado hace cuatro años contra Irlanda, en esta ocasión mostraron talento, fuerza y actitud para remontar un resultado que se antojaba complicado.
 
La necesidad de la remontada avivó el instinto ofensivo de una Francia que se enfrentaba la difícil tarea de marcar ante una selección que encadenaba ocho encuentros con su portería a cero.
 
Pero los "bleus" hicieron de la necesidad virtud, salieron en tromba hacia la portería de Piatov, deseosos de arrastrar en su pelea a un enfervorecido público que abarrotaba el Estadio de Francia.
 
Ya desde el minuto dos, una internada de Benzema llevó la emoción a la grada. Su centro se paseó por el área sin encontrar rematador, pero el efecto estaba logrado: Francia tenía ya en el público a su duodécimo jugador.
 
Ucrania logró aplacar esa primera oleada gala, pero los de Deschamps no cejaron en su empeño y siguieron atacando.
 
Hasta que en el 22 Sakho aprovechó un rechace a un disparo de Ribéry dentro del área para lograr el primer tanto. Los "bleus" tenían ya su segundo objetivo, el de hacer posible la remontada.
 
Ucrania se arrugó al tiempo que Francia se crecía. Siete minutos más tarde el árbitro anuló a Benzema un tanto por un dudoso fuera de juego y, cuatro después, el madridista partió en posición también cuestionable para conseguir el gol, pero esta vez los colegiados lo dieron por bueno.
Desolación. Ucrania se quejó del arbitraje.EFE

De nada sirvieron las protestas ucranianas, sobre todo de Mikhail Fomenko, que pedía un fuera de juego del madridista.

El tercer escalón estaba superado, Francia logró equilibrar la eliminatoria tras el desastroso encuentro de Kiev. Restaba una última meta, la de culminar la épica remontada.
 
Un objetivo que se allanó cuando nada más volver del descanso, el colegiado expulsó al defensor central ucraniano Hacheridi, que vio la segunda amarilla por una dura entrada a Ribéry.
 
Los galos tenían por delante toda una segunda mitad para acabar la labor y se pusieron manos a la obra, con menos ímpetu, más paciencia y control.
 
Las ocasiones se multiplicaron, en las botas de Benzema, Ribéry y Valbuena, pero la falta de puntería o el acierto de Piatov retrasaron el tanto.
 
Una estirada ucraniana en el minuto 70 dio a Zozulia la oportunidad de marcar, pero una buena intervención de Lloris lo evitó.
 
Pero al minuto siguiente, a la salida de un córner, Gusev llevó el cuero a su propia portería ante la amenaza de Sakho.
 
Cuarto objetivo logrado, Francia sacaba billete para Brasil de forma brillante.
Grecia evitó la epopeya rumana.EFE

Grecia aguantó hoy en Bucarest (1-1), donde rentabilizó la victoria en el enfrentamiento de ida para confirmar su billete al Mundial de Brasil, lo que supone su tercera participación en una cita mundialista de su historia.

Los pupilos del seleccionador portugués, Fernando Santos, se mantuvieron firmes a la intensa presión ejercida por Rumanía desde el inicio del partido, que permitía soñar a los 53.000 aficionados locales con remontar el 3-1 del primer choque.
 
Con mucho corazón y poca precisión, los locales lanzaron una ofensiva liderada por el extremo del Espanyol Grabiel Torje, que llegó a centrar varios balones al área pequeña con peligro pero los delanteros volvieron a mostrar su lentitud siempre rezagados unas décimas de segundo después.
 
Torje dispuso de un disparo a la portería defendida por Karnezis, lanzamiento que pasó cerca de la escuadra y que hizo levantar a la gente de las gradas para seguir aupando a su selección.
 
En cambio, los griegos lograron despertarse de su letargo a los veinte minutos de juego después de que el atacante Samaras golpeara con la cabeza un balón que rozó el palo derecho del guardameta Tatarusanu.
 
Ese aviso preconizaba lo que sucedió justo un minuto después: el delantero Mitroglou se plantó solo ante el portero rumano para subir el primer tanto al electrónico tras un craso error del defensa Matel, al romper el fuera de juego.
 
El Estadio Nacional de Bucarest enmudeció por completo ante la impotencia de su equipo y la alegría de los 2.000 aficionados helenos que desplazaron a la capital rumana para celebrar la clasificación a su tercer mundial, tras las de 1994 y 2010.
 
El seleccionador rumano, Victor Piturca, recibió otro revés al verse obligado a cambiar por lesión al defensa Rat por Latovlevici, pero su peor momento se produjo antes de que se llegara al descanso al escuchar gritos de dimisión de unos seguidores cada vez más enfadados.
 
En la reanudación, Rumanía parecía contentarse con un resultado en contra, llegando a la portería contraria con poca fe, hasta que Torosidis marcó en propia puerta en el minuto 55 después de que Holobas chutara un balón contra su compañero.
 
El portero Karnezis se quedó impasible ante un gol que entró brillantemente en su escuadra derecha.
 
Con el tanto del empate, los hombres de Piturca volvieron a creer en sus posibilidades de igualar la eliminatoria, pero la férrea defensa griega y la precipitación de los rumanos lograron disipar esos instantes de euforia.
 
El defensa Latovlevici desaprovechó una clara oportunidad para conseguir el segundo gol al enviar un balón tras lanzar una falta directa dentro de la zona de la media luna.
 
La insistencia rumana en el área rival provocó que los griegos se dedicaran a defender y contar el tiempo a su favor para certificar su octavo partido consecutivo sin perder, lo que provocó que el árbitro serbio Maziz amonestara al griego Tiziolis en el minuto 89.
 
En los segundos de prolongación, se escucharon una vez más consignas contra el seleccionador Piturca, a quien le achacan de alinear a jugadores de poca calidad en el equipo titular y a quien le queda poco rédito para mantener su cargo.
 
La campeona de Europa en 2004 regresará a la máxima competición del fútbol mundial, mientras que los rumanos se quedaron a las puertas de una cita, a la que no acuden desde Francia 1998.
Publicidad

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Comentarios

0 comentarios

Deje aquí su comentario

Publicidad

Webs amigas

También podría interesarle:

Ghana va su tercer mundial seguido y se suma Argelia

Leer más