Domingo, 11 de Diciembre de 2016, 03:15 (06:15 GMT)

23 de Junio, 2011 | Indicador económico y financiero

Yo no fui

En un episodio de los Simpson, la popular frase de Bart Simpson “Yo no fui” se convierte en toda una tendencia nacional y un motivador personal de los de la tele, la toma como ejemplo para que la gente saque ese niño interior que todos tenemos y de alguna manera no hacer frente a nuestras responsabilidades.

Como toda moda la frase de Bart pasó cuando llegó una nueva corriente milagrosa para suplir esos íconos que una sociedad falta de fe y de modelos a seguir como la de hoy demandan y el yo no fui quedó en el fue.

He querido reanudar mis colaboraciones en esta fecha porque ha pasado un mes de las celebraciones del Bicentenario de la Independencia y al parecer como en aquel capítulo de los Simpson, el fervor patrio y la alegría de ser libres e independientes se quedó ahí. Tal vez guardada para dentro de 100 años.

En la historia del país hubo quienes no dijeron “yo no fui” sino “yo sí fui”, será por eso que aquellos próceres de mayo de 1811 asumieron su responsabilidad como generación y a lo largo de la parte dominada por España en el continente, se llevó a cabo la independencia de varias territorios que adquirieron el título de naciones.

Así hombres y mujeres como Pedro Juan Caballero, Fulgencio Yegros, Vicente Ignacio Iturbe y Mauricio José Troche; Fernando de la Mora, Juana de Lara, Juan Valeriano Zeballos y José Gaspar Rodríguez de Francia; asumieron las responsabilidades que su generación les exigía.

Pasados 60 años, al país se le exigió de nuevo la unidad y el empuje de sus hombres, mujeres y niños para pelear en la Guerra de la Triple Alianza, Francisco Solano López guió a toda una nación que asumió su responsabilidad generacional para la defensa de la patria, contándose héroes y heroínas anónimas por miles; quienes no solo pelearon, sino levantaron al país de las ruinas causadas por la guerra.

Fueron otras seis décadas las que pasaron para que de nuevo, hombres y mujeres paraguayos asumieran su responsabilidad generacional al enfrentarse a las tropas bolivianas en la Guerra del Chaco; de nuevo, soldados, enfermeras, periodistas, políticos, se sumaron en la defensa del territorio, logrando una importante victoria; esta vez guiados por el Mariscal Estigarribia.

Lamentablemente a mediados de los años 50, también hubo una generación que aprovechó su rol para dañar al país, estableciendo uno de los periodos más negros en la historia paraguaya.

Y la cosa parecía que se iba a componer hace 22 años cuando se derrocó a la dictadura, pero esa generación le quedó a deber al país y prefirió darle continuidad a la utilización de los métodos del clientelismo electoral, la corrupción y el beneficio a pequeños grupos políticos, dejando la transformación democrática y económica del Paraguay a la zaga de las vividas por Brasil, Chile y Uruguay; hoy, países que son un ejemplo de crecimiento y mejora en el nivel de vida de sus habitantes.

En el 2008, llegó  una nueva oportunidad de transición, pero también han quedado a deber ellos, han sido parte de ese yo no fui y el tiempo transcurrido ha demostrado que prefirieron las antiguas estrategias del poder a iniciar una real transición a la democracia y a los cambios políticos, educativos y económicos que este país necesita.

Pero ahora la pregunta también cabe para todos nosotros después de ese mes de fervor patrio.

¿Asumimos nuestra responsabilidad como generación? Y no es necesario hacer una carrera política o enfrentarnos a las balas de un ejército enemigo, es ser educados y respetar a los demás, asumir nuestra responsabilidad es negarnos a la corrupción y denunciarla.

Asumir la responsabilidad es buscar y exigir servicios educativos y de salud de calidad; es cuestionar a nuestros diputados, senadores, concejales, intendentes, gobernadores y autoridades, pues con el voto se les otorgó la administración de los bienes de todos.

Es algo tan sencillo como no tirar más basura en la calle o respetar los espacios para que los peatones crucen la calle o lo hagan por la vereda, sin tener que bajar de ella sorteando autos estacionados sobre ella.

Ha pasado un mes, acaso tendremos qué esperar 100 años más para ver quienes deciden atreverse a decir “yo sí fui” porque realmente actuaron a favor del país o seguiremos en ese conformismo que se entusiasma con banderitas de colores y días de asueto en lugar de acciones. 
 

Miguel Torres Velázquez

tovemi@gmail

Twitter @mitove

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas