Lunes, 21 de Agosto de 2017, 17:44 (20:44 GMT)

24 de Febrero, 2010 | La Opinión de Mariano Nin

Volver a la escuela

Llevo a los niños al colegio. Son las 06:45 horas. La calle ya es un hervidero de gente que viene y va a un ritmo frenético que no se detiene. Es hora pico.

Mis hijos hablan entre ellos del primer día de clases. Trato de escuchar, mientras Diego Marini le hace una entrevista al ministro Riart sobre la vuelta a clases. Voy tratando de hilar los datos que podríamos utilizar en el noticiero. Dice que el ministerio reparó miles de aulas en el último año, aunque reconoce que el déficit es mucho más alto. Según datos del MEC, faltan más de 300 mil sillas en las aulas del país.

Es la realidad de una cartera que fue durante mucho tiempo cuna de los políticos.

Los niños siguen hablando, tejiendo un futuro que más que incierto lleva el estigma de nuestra realidad cotidiana.

Me detengo en el semáforo.

Y allí está de nuevo Juancito. Haciendo malabares con su vida.

Es un poco más grande. Las pelotitas de tenis se deslizan por sus manos una y otra vez. Van y vienen, y giran y se cruzan sin tocar el suelo como motivado por un sincronismo sinfónico al ritmo de los motores.

Siento impotencia. Puede que no, pero el futuro de Juancito no es muy alentador.

Debería estar camino a la escuela, como mis hijos.

Pero juega a vivir.

De cada 100 niños que comienzan la primaria, solo 30 terminan la secundaria.

Juancito se toma en serio su trabajo. Un show estrictamente cronometrado, que comienza y termina con un simple y veloz cambio de luces. Del verde al rojo se juega la vida.

Se habrá ido a dormir cuando se ponga el sol. Cansado, pero satisfecho de haberse ganado la comida sin robar más que un momento de atención.

Riart sigue hablando. El Ministro pidió a los docentes estar siempre en contacto y priorizar el diálogo antes de cualquier disputa.

El año pasado las protestas y huelgas fueron una constante, y el resultado es desalentador: en pleno siglo XXI solo el 8% de los bachilleres entiende lo que lee. No lo digo yo, se lo dijo el Ministro Luis Riart al Licenciado Carlos Martini.

Llego a la escuela y me olvido de Juancito.

Ver a mis niños en la escuela me hace sentir el padre más feliz del mundo.

Volveré a recordar a Juancito en el noticiero. Volveremos como siempre a persuadir a las autoridades encargadas que los niños en riesgo no solo están en los papeles, y que las soluciones deben ser prácticas y efectivas. No dejaremos nunca de hacerlo, bajo ningún Gobierno, pero esa...es otra historia.

Por Mariano Nin
Periodista. Jefe de Prensa de Canal 13

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas