Martes, 06 de Diciembre de 2016, 18:45 (21:45 GMT)

24 de Febrero, 2012 | Desde mi biblioteca

The Artist: Emotivo homenaje al Hollywood clásico

Una película muda en pleno siglo veintiuno, la era del cine en tres dimensiones, los efectos especiales y los artilugios de computadora. Suena, o sonaba imposible. Hasta que llegó The artist (El artista) en el 2011 como una suerte de nostálgico y precioso homenaje al Hollywood clásico, más específicamente, a la transición entre el cine mudo y el cine sonoro en la segunda mitad del cine sonoro.

Estrenada en Asunción el viernes 24 es una  historia de amor, con la invalorable actuación de un perro llamado Urgie, ente un galán de la época del cine mudo, George Valentin (Jean Dujardin), al cual le cuesta adaptarse al sonido y una estrella joven en ascenso ya dentro de las nuevas condiciones de la industria, Peppy Miller, (Bérénice Bejo).

El director, el francés Michel Hazanavicius presenta en esta producción franco belga una aparente sencilla historia de amor, frustración y caída de alguien que habiendo sido todo para el público termina casi en el anonimato. No es casualidad que el argumento comience en 1927. Es que el 6 de octubre de ese año se estrenó el primer film de la época del sonoro. Se trató de El cantante de jazz dirigida por Alán Crosland e interpretada por Al Jolson.

En The artist, Valentin se niega en redondo y en forma radical a pasar al cine sonoro. Para él cine es imagen, gestos y expresión de los protagonistas, no era necesaria la voz. Una ambiciosa aspirante a actriz, Peppy Miller, se convierte primero en un extra de una película de Valentín y éste le ayuda a ganar espacios. En una de las tantas escenas de antología de esta joyita del séptimo arte, Valentín le pinta un lunar en el rostro a Peppy que ella llevará siempre.

Pero sobreviene el drama personal y la demolición de la autoestima de Valentín. Su propia productora lo deja de lado, ya lo considera un hombre del ayer y es Peppy la nueva estrella emergente. Valentín entra en caída libre hacia el abismo personal y en un pasaje de intenso dramatismo incendia todas las películas en las que actuó, menos la primera que hizo con Peppy,  casi se mata en medio del incendio y es el maravilloso perro Urgie, que ya ganó varios premios ,el que lo salva avisando a su modo a la policía.

En el más puro estilo de los años  del cine mudo, en The artist uno sigue los diálogos a través de subtitulados. Cuenta con una brillante banda sonora creada por  Ludovic Bource.

The artist es una obra de arte donde se llega al ser humano en sus derrotas, sueños, amor y redención.

Al escribir estas líneas reviso mi archivo del programa Domingos Contigo de Cardinal Romance, donde tantos oyentes me recuerdan las salas de otros tiempos y me encuentro con datos que me enviaron al programa descendientes de Justiniano Holmer, ciudadano uruguayo que se llegó a Asunción a principios del siglo pasado.  Fundo, en conjunto con su hermano Angel, uno de los primeros cines en Asunción, el llamado cine Parque, que después durante tantas décadas fue el cine Roma, en la calle Colón y Eduardo Víctor Haedo, frente a la inolvidable heladería El Oso. El cine Parque funcionó desde 1910 hasta 1919, en simultáneo con el cine Belvedere en España casi Brasil., también de los Holmer. Por cierto, en el Belvedere, inauguraron por primera vez en Asunción una pista de patinaje que hacía furor en los jóvenes de la época.

Eso es The artist un laberinto borgeano que nos lleva de un pasadizo a otro del pasado, para disfrutar de una hermosa película, de esas que pueden calificarse de ayer, hoy y siempre.

Carlos Martini

Sociólogo y periodista.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas