Domingo, 04 de Diciembre de 2016, 21:34 (00:34 GMT)

15 de Mayo, 2011 | /opinions/list

Terror en Pakistán: Venganza por Bin Laden

Eran las seis de la mañana en Pakistán el viernes 13. A menos de dos semanas de la operación estadounidense que terminó con la vida de Osama Bin Laden, los talibanes paquistaníes ejecutaron un doble atentado suicida que mató a más de 80 personas y dejó heridas a alrededor de 140.

“Es la primera acción para vengar al mártir Osama, y habrá más” anunció un portavoz del movimiento talibán paquistaní. El terror demostró que está lejos del final, aún con la desaparición del líder de Al Qaeda.

Debe recordarse que los talibanes son un grupo distinto pero aliado al movimiento fundado por Bin Laden. Los  talibanes constituyen una línea   con una interpretación rígida del Corán, que gobernaron Afganistán entre 1996 y diciembre de 2011  cuando fueron expulsados por la invasión estadounidense después de los atentados del 11 de setiembre. La base talibán en Afganistán es la etnia pastún, mayoritaria en ese país. Es decir, los talibanes son principalmente un movimiento afgano.

Al Qaeda es una organización trasnacional formada por Bin Laden a fines de los años ochenta con el objetivo de atacar lo que denominan los infieles –todo aquel que no responda a su visión extrema de la religión musulmana- con foco preferencial en atacar intereses estadounidenses. Es una red internacional que usó terreno afgano como una suerte de santuario de entrenamiento y planificación de acciones. De allí la invasión estadounidense.

Ahora bien, dada que la etnia pastún tiene presencia en el noreste de Pakistán, uno de los países con más población musulmana y además con armas nucleares, en esa zona buscaron refugio los talibanes después de ser expulsados del poder y como los servicios secretos paquistaníes han jugado siempre a dos aguas, aliados por un lado a EE.UU. y por otro lado con vinculaciones directas con talibanes y con sospechas de mantener conexiones similares con Al Qaeda, allí también encontró espacio esta red terrorista.

En este contexto debe entenderse el atentado del viernes 13 en una Academia de policía en Charhada, en un territorio muy próximo a zonas tribales donde se ubican los talibanes. Para entender la magnitud de lo ocurrido es el atentado más mortífero en lo que va del año y uno de los más graves desde que los talibanes paquistaníes juraran lealtad a Al Qaeda en 2007 y le declararan la guerra al Estado.

Pakistán se ha vuelto una pieza extremadamente sensible en el tablero de la zona. La Asamblea Nacional ha rechazado el viernes 13 la violación de su soberanía por parte de EE.UU. cuando el operativo contra  Bin Laden. Se han enfriado por  el momento las relaciones entre las FF.AA. de ambos países. Y es un país clave por la presencia de células de Al Qaeda, por limitar con Afganistán, donde los talibanes siguen resistiendo al gobierno pro estadounidense y la seria desconfianza de Washington hacia sus servicios secretos.

En  ese polvorín, la masacre del viernes es simplemente un recordatorio que la violencia vinculada a Al Qaeda está lejos de su final.

 

Carlos Martini
Sociólogo. Periodista. Docente

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas