Sábado, 10 de Diciembre de 2016, 07:49 (10:49 GMT)

15 de Enero, 2011 | /opinions/list

Serranías de Río: Crónica de una tragedia anunciada

Las lluvias fueron impiadosas con la región serrana del Estado de Rio de Janeiro, principalmente a partir del miércoles 12. Pero la conocida combinación de negligencia, irresponsabilidad y ausencia de políticas de Estado hacia el suelo y la vivienda convirtieron este drama en tragedia mayúscula. Los centenares de muertos en Teresópolis, Persepólis y Nova Friburgo ilustran las profundas grietas en los éxitos sociales y económicos del Brasil actual.

En primer lugar, el sábado 15 el diario Folha de Sao Paulo informaba que en noviembre un estudio encomendado por el propio Estado de Rio de Janeiro advertía ya en noviembre de 2008 sobre riesgos de deslizamientos de tierra después de lluvias en esta región. Lo peor es que ese estudio advertía con notable precisión que esos tres municipios que fueron los más afectados eran los que corrían más riesgos. Esas ciudades tienen históricamente los mayores deslizamientos de tierra. Es más, dicho estudio apuntaba con extraordinaria anticipación que la población de estas ciudades vivía en alto riesgo. Nada se hizo.

En segundo lugar este escenario de muerte y destrucción desnuda la inexistencia de una política de ocupación del suelo. El propio Sergio Cabral, gobernador del Estado de Sao Paulo, reconocía el miércoles 12 que la cuestión ambiental es cada vez más sinónimo de tragedia, que las lluvias de esa intensidad hubieran causado muertes pero si las cosas se hubieran hecho bien el impacto habría sido menor. Recordó las permanentes ocupaciones irregulares de tierras bajo riesgo permanente de deslizamientos y que justamente Persépolis, Nova Friburgo y Teresópolis vienen de décadas de permisividad al respecto y que han cuadruplicado sus poblaciones sin ningún tipo de control. A esto hay que agregar la destrucción de vegetación que deja a la tierra sin protección ante riadas.

En tercer lugar esas bellas serranías del Estado de Río son la perfecta radiografía de los contrastes. Conocida por su belleza natural, sectores de clase media y alta han construido chalets, viviendas de verano y al mismo tiempo la falta de viviendas populares llenó la zona de viviendas precarias.

Debe recordarse que nada menos que 1 de cada 4 brasileños vive en favelas o en barrios totalmente marginados en un país que está entre las diez primeras economías de la tierra.

En cuarto lugar, el Brasil carece de un sistema de alerta temprana de grandes temporales. Un sistema informático moderno recién estará operativo en unos meses. Pero además, en el caso del temporal de esta semana en Rio, el mismo fue detectado por un nuevo radar instalado en diciembre pasado “pero los datos recogidos por el nuevo equipo no fueron analizados ni retransmitidos ante la falta de técnicos especializados… el problema mayor es la falta de meteorólogos especializados” dijo a O Globo el especialista Manoel Gan, del Instituto de Investigaciones Espaciales ( Infobae, Buenos Aires, 14 de enero de 2010).

Nada nuevo bajo el sol como nos enseña el Eclesiastés en la Biblia. Entre el 5 y el 6 de abril del año pasado lluvias torrenciales, esa vez en la ciudad de Rio de Janeiro mató a más de 300 personas. Es cierto que en 24 horas en aquella ocasión llovió más que en todo el mes, pero las extendidas favelas construidas en sitios de fáciles deslaves que con ausencia de vegetación, drenaje precario o construidas directamente donde antes había vertederos de basura, multiplicaron la cantidad de víctimas. El 90% de los fallecidos estaba en zona de favelas. La favelización de las viviendas creció descontroladamente: mientras que en 1960, 1 de cada 10 personas vivía en favelas en Rio, esto llega hoy a 1 de cada 5.

La tragedia de las serranías del Estado de Rio de Janeiro tiene como fondo a la naturaleza, pero una vez más el ser humano amplia la magnitud del desastre.

Carlos Martini

Sociólogo. Docente. Periodista.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas