Jueves, 08 de Diciembre de 2016, 22:52 (01:52 GMT)

02 de Agosto, 2010 | El Análisis de Dario Abelardo Cárdenas

Rubio Ñú, brillante; Cerro, implacable

Esta fecha, la tercera del Clausura, demostró que sigue aún el periodo de ajuste en todos los equipos y que es aún muy temprano como para establecer tendencias, y la irregularidad todavía es moneda común, pues algunos tropezaron inexplicablemente y otros han mostrado mejorías que dejan señales que están en el camino correcto.

Rubio Ñú dejó claramente establecido que no será convidado de piedra. En una espléndida demostración de fútbol asociado, demolió a Olimpia, que pagó caro sus imprevisiones y la asimetría de su medio campo que sigue dando ventajas, que son mortales a la hora de enfrentar a rivales preparados, y con fundamentos claros de lo que debe hacer colectiva e individualmente. En ocho minutos destartaló la floja e inédita defensa olimpista, haciendo gala de una efectividad inexcusable para asolar a un equipo olimpista que venía muy alzado tras los primeros triunfos.

Francisco “Chiqui” Arce, un especialista en preparar estratégicas, porque es estudioso y trabaja en todos los aspectos a su equipo, respetando sus virtudes y limitaciones, pero sabe cómo jugarle al rival de turno, estudió muy bien a Olimpia y le hizo pagar caro su aptitud soberbia y desnudó los problemas que disimuló aceptablemente porque en las victorias los errores se minimizan o se esconden.

Los desordenes en Olimpia dejan un montón de dudas ahora que se apresta a debutar en la Copa Sudamericana. El descalabro hará que cambie el sistema de juego, sus descuidos defensivos deberán ser mejorados con mayor marca y complementación y el número y disposición de sus volantes lo debe hacer menos vulnerable.

Cerro Porteño no tuvo piedad del rival y no permitió que Trinidense repitiera la sorpresa que le hizo ganar en la fecha pasada al último campeón, Guaraní. A los tres minutos empezó el festival de goles con el reencuentro de Pablo Zeballos con la red y pasó a demoler al adversario con fútbol y goles, dejando la sensación que el timón de Javier Torrente, empezó a enderezar el barco hacia el destino planificado. Jugó muy bien y a pesar de que el rival fue demasiado endeble, las diferencias no eran posibles disimularlas con solamente entusiasmo. Y con este triunfo, el azulgrana, que jugó con un uniforme más parecido al del Villarreal español que a cualquier otro cercano a la conocida azulgrana.

La gran sorpresa fue la derrota de Libertad, que parecía el más sólido de todos los pretendientes al título. Cayó en Villa Elisa a expensas de Sport Colombia, que obtuvo su primer triunfo, que resonó más fuerte que nada por la jerarquía del rival. Quedó demostrado una vez más, la irregularidad del campeonato paraguayo, porque aún cualquiera le puede ganar a cualquiera.

Guaraní retornó de Luque con una amplia y reconfortante victoria, que recompone su campaña y lo pone en el nivel de un equipo que quiere ratificar su condición de campeón. Luqueño fue la víctima propiciatoria, que despidió a Víctor Genes, y ya nombró a Pasucci en su reemplazo buscando el milagro de la rehabilitación, pero mucho más, para alejar la cola del fuego cercano que es la tabla de promedio que ya empieza a calentar, como nunca, y poner en alerta a los auriazules.

El resto se acomodó dentro de la irregularidad general. Algunos respiraron y otros fruncen el ceño al no encontrar las respuestas a necesidades que a medida que pasan las fechas se vuelven más acuciantes.

Por Darío Abelardo Cárdenas

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas