Jueves, 08 de Diciembre de 2016, 15:15 (18:15 GMT)

05 de Marzo, 2010 | La Opinión de Mariano Nin

Poder destructivo

El terremoto de Chile fue violento, sin una escala de la paz al caos. La televisión muestra imágenes, que aunque menos dantescas que las de Haití, nos dejan ver a las claras la dimensión de la catástrofe.

Aún así, sé que no podemos sentir la tragedia en toda su magnitud. La vemos como un suceso horrible, pero lejano. Podemos imaginar el desastre, pero no experimentar el olor a muerte en sus calles. Un hecho noticioso que nos consterna, pero no nos saca de nuestra rutina diaria.

Un terremoto es el movimiento brusco de la Tierra, causado por la repentina liberación de energía acumulada durante un largo tiempo.  Según Marcelo Lagos, geofísico de la Universidad Católica de Chile, este sismo liberó energía acumulada por 175 años.

El British Geological Survey señala que el terremoto liberó una poderosa fuerza explosiva equivalente a más de mil megatoneladas de TNT en un instante, semejante a la explosión de 130 mil bombas atómicas.

Este terremoto marcará historia.

Según un grupo de científicos que recurrió a un complejo modelo de cálculos, el terremoto fue tal que debería haber acortado el día en aproximadamente 1,26 microsegundos (un microsegundo es una millonésima de segundo).

Sin embargo, más impresionante aún, es que se habría movido el eje de figura de la Tierra, o sea la línea en torno a la cual está equilibrada la masa del planeta, y que puede haberse desviado en 2,7 milliarsegundos, equivalente a unos 8 centímetros.

Según el equipo que investigó el sismo, los terremotos pueden desplazar hasta cientos de kilómetros de rocas en espacios muy reducidos, lo cual modifica la distribución de la masa pudiendo cambiar la rotación de la Tierra.

No es un hecho aislado.

En el 2004 un terremoto de 9,1 grados ocurrido en Sumatra, en el sureste de Asia, acortó la duración del día en 6,8 microsegundos, y pudo haber movido el eje de la Tierra unos 7 centímetros.

Pienso mas allá del terremoto y siento lo vulnerables que somos en la inmensidad del firmamento.

Lo sensible que es la tierra. Lo expuestos que estamos ante lo impredecible.

No hay país del mundo que no ceda ante una catástrofe. Que no sienta que todo se puede perder en un momento. Ni siquiera los más desarrollados. Es inevitable el sufrimiento de la gente, eso nos recuerda lo frágil que es la humanidad.
Mariano Nin

Periodista. Jefe de Prensa de Canal 13

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas