Martes, 30 de Septiembre de 2014, 23:56 (02:56 GMT)

09 de Febrero, 2012 | Caminito al costado del mundo

No me roben el optimismo

Acostumbro a ser optimista en la vida porque de lo contrario todo es mucho más complicado. Por una cuestión de actitud mental, para ir superando los obstáculos que diariamente uno tiene que atravesar, para intentar al menos servir de ejemplo a mis hijos, una tarea que por más difícil que sea, no deja de ser una obligación y una necesidad en sociedades como la nuestra. En mis años de existencia aprendí que de todas las cosas, incluso las más negativas, siempre se puede sacar algo positivo.

Mirando el contexto global en el que vivimos todo aparenta sombrío, lo cual orienta hacia una consecuencia lógica, ser pesimistas. La desigualdad social, que exhibe en la miseria, la mendicidad, la inseguridad, la mediocridad en la que nos coexistimos, es el primer factor que contribuye a esta sensación. Si queremos sacarnos el estrés de encima mirando los medios de prensa, vemos que las malas noticias se multiplican. Porque la realidad económica, política y social es dura, y también abusamos los periodistas del adagio que señala que las malas noticias para nosotros son buenas noticias. Llenamos con lo peor de lo peor los programas para impactar más aún a la audiencia.

Los modelos a seguir en nuestro país también son muy particulares. Te presentan a algunos oportunistas como el ejemplo a seguir, dejando de lado el esfuerzo, la preparación, la dedicación  y el sacrificio como el camino para llegar al éxito. Se resaltan los atributos físicos y el buen estómago para conceder favores para alcanzar la cima. Con este mensaje se tergiversan los valores sociales y se reduce la autoestima de una ciudadanía que requiere de estímulos para seguir forjando su destino.

Hago toda esta catarsis para explicar mejor la sensación que tengo después de haber sufrido durante la madrugada la visita de los amigos de lo ajeno, que llevaron algunas cositas de mi casa. Lo primero que uno piensa es que dentro de todo, lo bueno es no fue afectada mi familia, ya que en el momento del hecho estábamos todos durmiendo. Luego uno intenta tranquilizarse diciendo varias verdades; que lo material se recupera, agradeciendo tener trabajo y salud para afrontar esta sangría económica que implica perder algunos bienes.

Dentro de todo el optimismo con el que enfrento la vida, tengo que reconocer que en ocasiones las fuerzas comienzan a palidecer. Porque no es la primera vez que tengo que pasar por una situación así. Porque me siento indefenso. Ya ni acudí a la Comisaría a denunciar el robo porque después es un trámite ir a declarar a la Fiscalía por unos bienes que jamás serán recuperados.

A esta orfandad tengo que agregarle una derrota más que si realmente me duele. Como solución, tenemos que recurrir a medidas extremas de seguridad. Llenarnos de rejas, sistemas antirrobo para intentar resguardar mejor nuestros bienes, una cuestión que no deja de ser una cesión de nuestra libertad. Cada vez estamos empujados a acurrucarnos para sentirnos protegidos.

A pesar de todo esto que estoy señalando, no voy a dejar de ser positivo. No voy a dejar de pelear por conseguir un Paraguay con menos desigualdad para dejar de sufrir este sentimiento de inseguridad. No voy a dejar de pedir salud, educación y empleo como la única fórmula para paliar estos males que nos duelen a todos. Seguiré poniendo de mi parte, con mi trabajo y mi esfuerzo para construir un país más justo.

Ya es tiempo que quienes están en los espacios de decisión también comiencen a actuar para encontrar soluciones para todos y no para llenarse los bolsillos. De lo contrario, no hay actitud personal que aguante, no hay optimismo, sin resultado que perdure en el tiempo. Espero que se den cuenta que así como estamos, ya no podemos seguir más. Por sobretodo, espero que lo entiendan ya.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas