Jueves, 08 de Diciembre de 2016, 22:53 (01:53 GMT)

19 de Marzo, 2010 | La Opinión de Mariano Nin

Ña Mary, tenías razón

Nunca me gustó la política partidaria. Pienso que dentro de su espíritu está la mentira, de una u otra manera. La política ha desviado sus ideales y recurre a cualquier artimaña para captar adeptos. Paga favores con cargos y muchas veces con silencios.

Yo, como muchos, caí en la trampa.

Me ilusioné con el cambio, tantos años del Partido Colorado me traicionaron. Soñé con un país diferente y Fernando Lugo era la diferencia.

Un hombre con raíces católicas no podía menos que mantener una moral acorde a tantos años de seminario y doctrina cristiana.

No nos iba a mentir, no nos iba a robar, no nos iba a defraudar.

Mi expectativa duró poco.

Primero vinieron los escándalos de paternidad. Me mantuve escéptico hasta que el sacerdote reconoció a su primer hijo, Armindito. Entonces se supo que el cura había seducido a Viviana Carrillo, la madre del niño, cuando tenía 16 años.

No supe cómo explicárselo a mis hijos.

Me sentí defraudado, engañado.

Luego la denuncia de una humilde mujer. Benigna Leguizamón, aseguraba que fue a  pedirle consejos al entonces Obispo de San Pedro. Tenía 17 años. Ahora, le reclama la paternidad de un hijo que Lugo insiste en desconocer, Lucas Fernando.

Damiana Morán, una ex coordinadora de la Pastoral Social de la Diócesis de San Lorenzo, fue la tercera en reclamarle la responsabilidad de un hijo, Juan Pablo.

Para entonces, nuestro Presidente, en quien habíamos depositado años de sumisión y mentiras agachando la cabeza, era el hazmerreír del mundo.

Mi vecina, Mary, colorada a muerte y con quien discutimos muchísimas veces de política, no dejaba de reírse de mi inocencia, y me reclamaba con una sonrisa burlona que habíamos cambiado risas por carcajadas. Tuve más vergüenza que pena.

Noemi, otra vecina, y activista fanática del Partido Colorado. Trabajaba en la CONATEL cuando asumió el Presidente del cambio. La echaron poco después como a otros tantos funcionarios con la excusa de limpiar la casa del prebendarísmo colorado.

Sin embargo, la administración pública no fue más eficiente. Solo se lavó la cara y cambió el color de su remera.

Más adelante se completaba la metamorfosis. Lugo se paseaba en una lujosa moto, cumpliendo el sueño del pibe, hacía arreglar el hidromasaje de la casa de Gobierno y mandaba transformar su humilde casa de Lambaré, quizá preparándose para un merecido descanso tras el agotador trabajo de cuatro años en la presidencia.

Socialismo?

Que equivocado estaba yo, pensé que era otra cosa.

Hubo indicios de que intentó robar al pueblo con las compras de las tierras de Ulises Texeira, unas 22.000 hectáreas que se extienden en los departamentos de San Pedro y Amambay.

Se iba a pagar por las tierras para asentamientos unos 31,6 millones de dólares, cuando habían sido adquiridas por Teixeira y su grupo en 11 millones de dólares en 2007.

Luego vinieron las denuncias contra Camilo Soares, Elba Recalde a Yacyreta, la esposa de Marcial Congo a Itaipú, el repentino silencio de Mirtha Maidana y otras tantas cosas que se me pasan y otras de las que nunca nos vamos a enterar.

Tras su victoria en las urnas la primera entrevista en TV se la hicimos nosotros en El Veredicto.

Recuerdo que Luis Bareiro en medio de la euforia que había despertado su aplastante triunfo hacía una reflexión, y con su habitual sonrisa pícara decía: “esperemos que dentro de un año no nos estemos arrepintiendo de haberlo votado”….

Que pena.

Tengo que darle la razón.


Mariano Nin


Periodista. Jefe de Prensa de Canal 13

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas