Viernes, 09 de Diciembre de 2016, 22:01 (01:01 GMT)

26 de Febrero, 2011 | /opinions/list

Libia: La escala más violenta de las rebeliones árabes

La ola de rebeliones árabes contra regímenes despóticos, corruptos y con alta concentración de la riqueza encuentra en Libia su costado más siniestro. Basta con una frase, la pronunciada por Muammar Gadafi-en el poder desde 1969- en la Plaza Verde de Tripoli el viernes 25 para ilustrar la masacre que está ocurriendo: “los que no me quieren, no merecen vivir.” Es en Tripolí donde resiste Gadafi ante la toma de control de la rica región del este por parte de los sublevados.

Según datos de la ONU, hasta el sábado 26 ya eran alrededor de 1.000 los muertos desde que se iniciaron las protestas a mediados de febrero. Otras fuentes señalan que son más.

El efecto contagio de las movilizaciones en el norte de Africa y Oriente Medio tiene como uno de sus elementos comunes de fondo el hastío frente a tanta opresión, miseria y enriquecimiento de pocos. Esa zona del mundo es la región, de acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con el mayor desempleo del mundo, afecta a más del 10% de la población trabajadora frente al promedio planetario del 6%.

Pero lo que vuelve más inflamable el caso en la región es que entre la franja de población joven de menos de 25 años, la desocupación es nada menos que del 40%.

En el caso libio se juntan además otros factores. Es el país más rico del norte de Africa, con apenas poco más de 6 millones de habitantes pero con extensas franjas de pobreza. Mientras que el líder libio y su familia, sólo en Gran Bretaña tiene una fortuna acumulada de 32 mil millones de dólares de acuerdo a datos revelados el viernes 25 por fuentes gubernamentales británicas.

Un tercio de los libios tiene menos de 25 años. Produce más de 1,6 millones de barriles de petróleo por día. Más del 80% de esa cantidad lo exporta a Europa. Para tener una idea del dinero que se mueve, sólo Alemania gastó el año pasado unos 3 billones de dólares en importación de petróleo y gas de Libia. (Deutsche Welle, 25 de febrero de 2011). El boom petrolero de los últimos diez años jamás llegó al conjunto de la población.

Pero lo que convierte en aún más explosivo el caso libio es que a diferencia de Egipto y Túnez que son países con una identidad nacional afianzada y un sentimiento general de pertenencia a una nación, Libia es un variopinto conjunto de tribus repartidas a lo largo del territorio. “La Libia moderna es una construcción artificial, un remanente del colonialismo; no existe ninguna razón histórica para que sea un solo país. La tribu de Gadafi es de la parte oeste y al este le molesta su autoridad. ( Los errores de Gadafi, Andrew Solomon, El País, Madrid, 26 de febrero de 2011). Y justamente el este del país, donde está la segunda ciudad, Bengasi, es la más rica en petróleo y ahora controlada por los rebeldes.

En pocas palabras, Libia carece de una identidad nacional extendida y en esa mezcla de tribalismos, regionalismos e injusticias del régimen anida esta rebelión.

Como si todo fuera poco, aparte del Ejército formal, Gadafi armó a grupos de choque, milicias que sólo responden a él, una extensa red de servicios de seguridad y mercenarios de otros países del Africa cuyos niveles de violencia son elevadísimos en la defensa de su jefe. Y el mismo Ejército está ahora dividido.

A cambio de petróleo y abandono por parte de Gadafi de la promoción del terrorismo (no debe olvidarse que estuvo detrás de la voladura del avión de Pam Am en diciembre de 1988 sobre Lokerbie, Escocia), los países occidentales toleraron una feroz dictadura corrupta y a la cual además, vendieron las armas, parte de las cuales el dictador libio está usando contra su propio pueblo.

Carlos Martini

Sociólogo. Periodista. Docente.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas