Domingo, 04 de Diciembre de 2016, 17:21 (20:21 GMT)

24 de Agosto, 2011 | La Opinión de Mariano Nin

Las motos y una triste realidad

Las motos trajeron consigo muerte. Pero no es culpa de las motos, es una mezcla de mal necesario, irresponsabilidad y facilidad.

Sí, facilidad. Porque las bajas cuotas y el nulo control hacen estallar la bomba. Muchos las convirtieron en vehículo familiar. Otros, en elemento de trabajo, y los criminales en aliadas de robos y asaltos.

Pero la realidad es la realidad pese al color que se le de.

Hubo momentos en que los centros de salud se vieron colapsados por los accidentados y la situación se convirtió en un grave problema de salud pública.

El 60% de las camas del Centro de Emergencias Medicas las ocupan los accidentados en moto.

Al Ministerio de Salud Pública le cuesta un promedio de 48 millones de guaraníes la recuperación de un accidentado. Eso si tiene la suerte de sobrevivir.

El Instituto de Atención a Personas Excepcionales (INPRO) gasta unos 400 millones de guaraníes al mes, solo en la compra de materiales de osteosíntesis (un tratamiento quirúrgico de fracturas, en el que éstas son reducidas y fijadas en forma estable. Para ello se utiliza la implantación de diferentes dispositivos tales como placas, clavos, tornillos, alambre, agujas entre otros) para lesionados.

Las dos principales causas de fallecimientos de los accidentados son traumatismo de cráneo grave y hemorragia.

Para las familias menos pudientes un accidentado en moto se convierte en una tragedia.

Los que tienen (¿la suerte?) de sobrevivir deben vender lo poco que tienen para paliar costosos tratamientos, y quizás queden con secuelas que les acompañarán toda la vida.

Es el lado social de una triste realidad.

Sin embargo, esta situación tiene también un lado criminal.

Un fenómeno que creció al ritmo vertiginoso de las ofertas: los motochorros.

Generalmente son dos personas jóvenes que viajan sobre moto. En casi todos los casos llevan casco y portan mochilas.

Los cascos permiten que la gente no los reconozca y en las mochilas llevan ropa que se cambian tras cometer los asaltos para despistar a la policía tras la denuncia.

Atacan, la mayoría de las veces, a mujeres solas y estudiantes, y en casi todos los casos están armados con pistolas o cuchillos. Muchas veces actúan con desmedida violencia.

Así, las motos se convirtieron en un dolor de cabeza para las madres que esperan a sus hijos, las esposas que esperan a sus maridos, los hermanos, los amigos, los primos y los tíos que viven con el Jesús en la boca.

Una situación que convirtió forzosamente a este medio de transporte en un estigma, pese a que fue concebido con una causa noble: facilitar el transporte de personas a un bajo costo.

Quizá no podamos erradicar los accidentes, pero siguiendo las normas de tránsito, usándolas con responsabilidad y cordura podamos disminuir su impacto negativo.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas