Miércoles, 22 de Febrero de 2017, 21:25 (00:25 GMT)

08 de Junio, 2010 | Palabras más, palabras menos

La luz, las sombras, y los nuevos modelos económicos

Uno de los beneficios sociales más grandes, aportados por la Revolución Tecnológica, es el nuevo modelo económico global, regulado por la libre producción de información. Esta inesperada situación de empoderamiento de la economía por parte de las minorías comerciales, descolocó hasta a las más grandes multinacionales. Y ni qué decir nuestras empresas locales, que afectadas por la libre producción informativa y los nuevos recursos comerciales para el sostenimiento, quedaron casi sin reacción viendo cómo surgían y se afianzaban las microempresas.

Entre los grandes rubros afectados directa e inmediatamente, están los medios de comunicación tradicionales. Los modelos de sostenimiento arraigados en los viejos conceptos publicitarios los hicieron tambalear y hasta hoy, peligran con liquidarlos.

Para visualizar el panorama económico y dimensionar el riesgo al que se exponen los medios que aún no cuentan con recursos humanos capaces de crear nuevas formas de subsistencia, basta recordar que en 2009 el New York Post recortó 540 puestos de su personal tan sólo en Redacción.

Es que es tan profundo el cambio, que los costos -por más ínfimos que parezcan- como el uso de una silla, papel, agua, luz o baños, suman.

Pero no es sólo la forma de sostenimiento económico la que afectó crónicamente. El tiro de gracia al pesado aparato de los antiguos medios, vino a darle el nuevo periodismo.

Un ejemplo insigne de ello, es el llamado “Periodismo de mochila”, por ser capaz de ser realizado tan sólo con un celular o unos pocos aparatos portables. Pero por sobre todo, propone la posibilidad de elaborar un medio de comunicación con todos los elementos gráficos, noticiosos, interactivos e incluso publicitarios, de manera libre y gratuita.

Este tipo de prensa - ya experimentado en el exterior- instauró a nivel mundial un nuevo modelo económico. Lo mejor de él, es que llega a romper esquemas comerciales, y nos sitúa a todos en un escenario en el cuál todos somos actores principales; y dónde el factor decisivo para la creación de medios, ya no es el económico. Lo es la capacidad de producción e innovación de sus recursos humanos.

En el Periodismo de mochila, el proceso completo - desde la elaboración, gestión de publicidad, hasta la distribución y difusión de las noticias- puede ser ejecutado por una sola persona, desde cualquier lugar en dónde tenga conexión web. Sin dudas esto representa un miedo por el riesgo, para más de un periodista común; pero la ventaja que aún tiene ese periodista no capacitado, es que todavía pocos dueños de medios conocen e implementan este nuevo modelo económico para sus empresas. Le deja a tiempo a salvarse, y prepararse para el impacto que tarde o temprano, le llegará.

En Paraguay, contamos con los recursos necesarios para elaborar este tipo de medio: absolutamente sin costo. Para muestra, basta señalar el sitio construido por dos visionarios jóvenes fotógrafos: Cristian Espósito y Elton Núñez. Ellos crearon Yluux, la página destinada a la fotografía profesional para el libre uso, en básicas y lógicas condiciones.

Además de la alta resolución de las imágenes, la calidad gráfica y conceptual se presta al fotorreportaje profesional, para la publicación en diarios y revistas de primera. La sensibilidad de los autores, reflejada en imágenes comunes, de la calle, del pueblo, de lo cotidiano, de lo que todos miran pero nadie ve, los instala como únicos referentes en el oficio. ¿Cuál? Reporteros gráficos con responsabilidad social, ejercida a través de una empresa solidaria, sin par a nivel local en su especie: recursos libres para la comunicación.

Es que aún nadie le encontró la ventaja a lo gratuito; nadie concibió que liberar de restricciones una obra podría redituar ganancias. Pero para más, tampoco tienen personas capaces de proponerles planes experimentales, pilotos o sólo advertirles la situación. Así entonces, muchos mueren de avaricia improductiva, para peor, a la sombra del más oscuro anonimato. Ojalá no vuelva a ocurrir, pero ojalá también como predica Yluux desde su nombre, “se haga la luz”; y ante todo, quienes la temen, vean que la luz era buena.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas