Lunes, 05 de Diciembre de 2016, 09:26 (12:26 GMT)

04 de Agosto, 2010 | El Análisis de Dario Abelardo Cárdenas

La derrota de Olimpia, duele y suma dudas

Olimpia debutó con derrota en la Copa Sudamericana, trasluciendo sus problemas estructurales exhibidos en el torneo local, y trasladados a la competencia internacional, muy lejos de renovar una imagen que lo había posicionado como unos de los mejores equipos de América.

Sucumbió ante un rival que no demostró sino lo justo para sacar provecho de los profundos desarreglos defensivos, patentizados en dos goles que pudieron ser más, y que lo ponen en una incómoda situación para el partido desquite que se jugará a fin de mes en Asunción.

El “Pepe” Cardozo traicionó su sistema táctico defendido y desarrollado a ultranza en el Torneo Clausura, es decir, de jugar ofensivamente, con muchos delanteros, proponiendo la llegada rápida y masiva al arco adversario. Anoche jugó con cuatro defensores, en donde la falta de coordinación fue patética, dando las ventajas que el delantero Mora del Defensor uruguayo transformó en dos goles además de otro legítimo, que le anularon por una posición fuera de juego inexistente. En el medio campo puso a gente con marca, pero lenta en desplazamiento e ideas, en donde el único que respondió plenamente fue el cuestionado Diego Gavilán.

Arriba, con un solo delantero, Ferreira, casi no llegó a inquietar al ordenado esquema defensivo uruguayo, pues Nelson Romero se constituyó en otro volante más por la derecha, sin desbordar y mucho menos crear alguna jugada de gol. Figueredo, quien fue convocado para ordenar el medio, pasó como en los partidos anteriores sin influenciar y su aporte al futuro de Olimpia sigue siendo incierto.

Los goles uruguayos llegaron promovidos por las visibles deficiencias defensivas, línea donde los cambios permanentes de partido a partido antes que solidificarlo, dejan mucha confusión por las improvisaciones de hombres que no manejan ciertos puestos, como el “Chipi” Jiménez, quien anoche jugó como lateral derecho y fue un callejón abierto por donde el Defensor atacó permanentemente, y por cuyo flanco llegaron los goles.

La flaca imagen dejada en el debut, deberá ser limpiada con una mejor exhibición en la revancha, en donde no tiene alternativa que salir a atacar y conseguir los goles, que deben ser tres sin encajar ninguno para eliminar al ordenado equipo charrúa. Tiene tiempo, pero para ello debe mejorar su rendimiento en el campeonato paraguayo, en donde tras su descalabro ante Rubio Ñu, dejó la punta y también mostró las mismas inconsistencias en la derrota por la Sudamericana.

Cardozo tiene un tiempo apreciable para ordenar su equipo y trascender el nivel endeble de sus esquemas y mostrar que tiene las uñas de guitarrero para dirigir a un grande. El tener ideas claras de lo que quiere respecto a la forma de hacer jugar a su equipo es bueno, pero debe acompañar con alternativas válidas para momentos en que no pueda jugar con tres en el fondo ni con tres delanteros. Y el “sistema B” no debe ser un plan de contingencia desesperada, sino un cambio ordenado de disposiciones tácticas para mejorar las posibilidades de ganar, que muchas veces está muy relacionado con lo que el rival le deje hacer.

Por ahora, debe volver al torneo local, ganar y convencer, para tras una recuperación futbolística a la hora de la revancha con los uruguayos llegue con la fuerza y el convencimiento de que el Olimpia, ganador y respetado está de vuelta. Por ahora, solo genera muchas dudas.

Por Darío Abelardo Cárdenas

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas