Lunes, 20 de Octubre de 2014, 01:20 (04:20 GMT)

25 de Agosto, 2011 | Caminito al costado del mundo

Filizzola, el Interior y la seguridad

Carlos Filizzola es el nuevo Ministro del Interior reemplazando a Federico Acuña quien renunció, de acuerdo a las versiones palaciegas, por motivos de salud. De cierta forma sorprende este cambio, porque se esperaban modificaciones en el Gabinete en otras carteras, como las Educación, Agricultura, Salud e Industria y Comercio.

Analizando el perfil para asumir esta responsabilidad, podemos decir que cumple con algunos requisitos indispensables, de acuerdo a los criterios establecidos por el Presidente Fernando Lugo. El mandatario había solicitado la potestad exclusiva en algunos ministerios, para nombrar a personas de su absoluta confianza. Interior uno de ellos. El titular de País Solidario, de su primer anillo, y se erigió prácticamente en uno de los escasos bastiones de defensa – rozando la irracionalidad – de este Gobierno en el Congreso.

Si observamos ese rol político, la imagen de Carlos Filizzola en los últimos tiempos se ha desdibujado exponencialmente. Lo más resaltante, cambió de postura radicalmente en el tema de la reelección. Su excusa, ahora sí se había interiorizado mejor del tema. Un recaudo que no tomó cuando quien intentaba la enmienda para volver a postularse a la titularidad del Ejecutivo era Nicanor Duarte Frutos. Ironías que tiene la vida, puesto que el propio Carlos Filizzola había llegado a la titularidad del Congreso en el año 2005, de la mano de los colorados, una movida encabezada por el ex Tendotá.

Como ciudadanos, esperemos que en este nuevo cargo de alta responsabilidad, sus decisiones sean firmes y que aquel perfil de negociador ilimitado se enmarque solamente dentro de su función parlamentaria. Que no contamine decisiones que involucren la seguridad del país. Cuando se ejerce el monopolio del uso de la fuerza no es aceptable mostrar conductas dubitativas ni zigzagueantes. Es intolerable que se tomen decisiones que no fueron analizadas convenientemente.

Quien se haga cargo del Ministerio del Interior, tiene como principal desafío atender el clamor popular de recuperar la seguridad. Esperemos que pueda devolver este bien intangible a la ciudadanía y que los resultados de su gestión sean eficientes y comprobables. Si bien, aquellos que tenemos algo de memoria, como consecuencia de las últimas actuaciones del nuevo Ministro, vamos a mirar escépticos hasta que nos demuestren lo contrario.

Es que la estructura de la seguridad nacional es muy grande. La Policía Nacional, con sus diversos escuadrones especializados, sus divisiones, con todo el personal a cargo, en las condiciones en que se encuentran, con las carencias que atraviesan, requieren de un trabajo serio. Se debe priorizar las carencias urgentes y administrar adecuadamente cada guaraní presupuestado.

Lastimosamente, tenemos que decirlo, una tarea que aparenta muy exigente para Carlos Filizzola, quien hace unas semanas nada más, encabezó la recolección de firmas para pedir la enmienda constitucional. Entre las cien mil rúbricas que dijeron recolectar, se colaron muertos, se clonaron datos, hubo espacios en blanco y todo tipo de irregularidades. La excusa fue la falta de control de los partidos a las carpetas en donde se asentaba el apoyo de las personas a esta iniciativa. Si no pudieron con este trámite mínimo, el panorama al frente de esta Secretaría de Estado, se exhibe poco alentador.

En lo que respecta a la capacitación técnica específica, esperemos se rodee de idóneos en la materia, como corresponde. Lo que nos confunde un poco en este punto es saber si Carlos Filizzola va a seguir o no el rumbo de Rafael, su primo, ex titular del Interior, a quien criticó ácidamente en su lucha contra el EPP, por citar un caso concreto.

Las decisiones del Gobierno de Fernando Lugo nos confunden. Estas no marcan un rumbo específico que nos oriente el camino que va a seguir. Sacó de su gabinete a dos Ministros por hacer política; ahora lo nombra a su principal jefe de campaña, en su intención ser reelecto o postularse para ser senador activo.

Esperemos que la seguridad interna aumente, que las condiciones de la Policía Nacional mejoren y que se dé un soporte político al Ejecutivo porque es lo que necesita realmente el Paraguay. Por los antecedentes citados, con un profundo dolor en el alma, vamos a aplicar la máxima que la popularizó Santo Tomás ya hace dos mil años... ver para creer.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas