Domingo, 04 de Diciembre de 2016, 17:23 (20:23 GMT)

08 de Julio, 2010 | El Análisis de Dario Abelardo Cárdenas

España, fiel al fútbol bien jugado

España, fiel a su estilo de fútbol, doblegó a la poderosa escuadra alemana y está por primera vez en la final de una Copa del Mundo. El cuadro del “Bigotón” Del Bosque, sacó a relucir toda su estirpe y ratificó su momento y la condición de ser la mejor selección del mundo, cuya chapa lo consiguió con “Lucho” Aragonés, en la Eurocopa del 2008.

Transmitiendo belleza, jugó tal vez su mejor partido del mundial. Ni siquiera aquella lejana derrota ante Suiza en el debut, empañaron su imagen ni dejaron en entredicho el favoritismo que traía el mejor equipo de selecciones de Europa. El excelente juego de Alemania en los partidos precedentes, goleadas a Inglaterra y Argentina con tarifas de a cuatro, nos hicieron pensar a todos que los teutones llegarían a su cuarto título y a su octava final. No fue así y hoy estamos ante un nuevo escenario, que nos ofrece la perspectiva siempre reconfortante de que vamos a tener un campeón inédito.

Es cierto, pues Holanda llegará a su tercera final tras las del 74 y 78, en donde fue vencida por los locales Alemania y Argentina, y sin tantos lujos como ofrece la furia, espera que su fútbol práctico y frontal, le alcance para vencer al once español, cuyo esquema está calcado al carbón del que le dio al Barcelona tantos títulos últimamente.

España, de la mano de un medio campo excepcional liderado por Xavi e Iniesta, y respaldado por la gran jerarquía de Xabi Alonso y Busquets, a los que se unió con gran talento Pedro, demostró que ser fiel al estilo de ganar jugando bien reditúa y  mucho. Alemania jugó como siempre, pero nunca tuvo el vuelo imaginativo que España desparramo con generosidad sobre el terreo de inicio a fin. Es de justicia decir que más que nunca España llega como favorito, pero, casi todos los grandes favoritos arriaron bandera y verán desde el sofá la final sudafricana.

Holanda, la eterna postergación

El cuadro naranja, sin llegar al nivel de la recordada naranja mecánica liderada por Johan Cruyff, que perdieron con los alemanes en el 74 y cuatro años después cayeron ante la Argentina que llegó al título de la mano del “Matador”, Mario Alberto Kempes, aparece sin tantos argumentos precedentes, pero con el suficiente cartel de ser un equipo difícil que puede, por fin, llevarse la Copa a los Países Bajos, especialmente tras dejar en la cuneta ni más ni menos que a Brasil, y derrapar con la ilusión uruguaya.

Si están finos Sneijder, Robben y Van Persie, España tendrá problemas, aún con el gran despliegue de sus volantes desde donde salen las grandes jugadas de gol; toda vez que Villa esté despierto para seguir anotando, y siendo así, nos encontraremos con una final extraordinaria, a la que no fueron invitadas las selecciones tradicionales.

Holanda juega por sacarle provecho a esta oportunidad que se le presenta 32 años después y prender la primera estrella mundial a su bandera nacional. España por cerrar un ciclo brillante del deporte en el que tiene grandes campeones, faltándole solamente este título que premiaría el esfuerzo de sostener el paradigma de que el fútbol bien jugado, siempre estará más cerca de la gloria que los planteamientos amarretes que menudearon en este torneo.

Por Darío Abelardo Cárdenas

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas