Sábado, 10 de Diciembre de 2016, 07:44 (10:44 GMT)

24 de Junio, 2010 | El Análisis de Dario Abelardo Cárdenas

El primer objetivo cumplido

La selección nacional cumplió con su primer objetivo: pasar la primera ronda e instalarse entre los 16 mejores del mundo. Cumplir con esa meta también incluye un hecho inédito en las ocho ocasiones en que participó de los mundiales; esta vez, ganó el grupo lo que le confiere un privilegio, el de no enfrentar a los holandeses, un rival siempre temible.

[caption id="attachment_32490" align="aligncenter" width="500" caption="Haedo Valdez es una de las piezas clave de la ofensiva albirroja. (EFE)"][/caption]

El empate ante la selección neozelandesa no agrega mucho al paladar del que quiere ver buen fútbol. Es más, jugó su peor medio tiempo de los tres partidos, mejorando en la segunda parte, pero dejando entrever que todo el funcionamiento estuvo condicionado por el resultado.

Los cambios, en general, salvo la actuación de “Tacuara” Cardozo resultaron efectivos, porque Caniza fue de lo mejor del primer tiempo y Julio César Cáceres  hizo que no se añorara a Alcaraz.

La sequia de goles en la mejor delantera de la Albirroja en todos los mundiales, sigue latente, esperando que eso mejore desde la siguiente etapa, en donde necesitaremos de la efectividad de los que pasearon su nombre en las tablas de goleo de sus respectivos torneos. Sin embargo, la campaña fue buena, sorteado el cuco del grupo Italia, que al final termina último y eliminado, el triunfo ante Eslovaquia consolidó la pretensión de ser primero y fue refrendada con el discreto empate ante los neozelandeses.

Hay que valorar lo conseguido. No muchos, y entre ellos varios grandes, se vanaglorian de seguir jugando la Copa del Mundo. Ahora, sin embargo, se presenta otro escenario. No hay revanchas, hay que ganar para alcanzar el buscado quinto partido, y a partir de allí pensar ya seriamente en hacer historia.



JAPON, NUESTRO RIVAL

El equipo nipón logró la segunda ubicación detrás de Holanda en el grupo E. Tiene méritos su paso a octavos y será como todos, un rival difícil. Es rápido, disciplinado como todo equipo oriental y con hambre, ingredientes importantes para hacerlo un adversario complicado. Pero, nuestra selección tiene lo suficiente como para pensar en llegar a cuartos.

Para ello, el Tata Martino deberá poner sobre el terreno el mejor equipo posible, equilibrado y con la mentalidad de que las especulaciones solo deben aparecer de acuerdo a la administración del partido, cuando estemos cerca de ganar. Antes, la actitud debe ser salir a buscar el arco rival y destapar todo el potencial que la Albirroja mostró a ratos en los partidos de la primera fase.

La baja del “Topo” Cáceres obliga a echar mano al banco, de donde tendrá que salir un referente tan eficiente como el liberteño, y creo que el indicado es Barreto, si Santana no está a tono para jugar.

Hoy es tiempo de festejos. Con razón, porque no son muchas las cosas que nos hacen felices. Desde mañana, nuestro objetivo es llegar a cuartos, desde donde la licencia de soñar, nos habremos adjudicado con justicia.

Por Darío Abelardo Cárdenas

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas