Lunes, 05 de Diciembre de 2016, 09:26 (12:26 GMT)

31 de Enero, 2010 | /opinions/list

El Pluralismo Bajo Fuego

El domingo 24, el periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro dirigió, editó y condujo su último programa de análisis político en el Canal 8 de Managua. Ese Canal fue comprado en 10 millones de dólares por el gobierno de Daniel Ortega “en forma secreta…con los fondos de la cooperación venezolana-450 millones de dólares en el 2008-que el presidente maneja en forma discrecional” ( El País de Madrid, edición digital del 30 de enero, informe de Carlos Salinas Maldonado desde Managua).

Chamorro, hijo del periodista Pedro Joaquín Chamorro, asesinado por la dictadura somocista en 1978, y de la ex presidenta Violeta Chamorro, señaló que ya no va a continuar con el programa porque no quiere verse involucrado de ninguna manera con el gobierno de Ortega.

El actual gobierno nicaragüense pone diversos tipos de trabas a la tarea periodística como controlando las licencias de radio y televisión, con tributos especiales o poniendo trabas a la entrega de papel en las aduanas.

En Venezuela, el mismo 24, el gobierno de Hugo Chávez suspendió la cadena RCTV por negarse a retransmitir los discursos del mandatario, tal como ordena una nueva ley. RCTV argumenta que desde que se convirtió en una señal de cable es una señal internacional  porque tiene el 70% de su programación producida en el exterior y por lo tanto no está obligada a esa legislación que define lo nacional como aquel medio que tiene al menos un 30% de producción nacional. RCTV, en su señal abierta había sido clausurada en mayo de 2007 acusada de golpista. En el 2009, un total de 34 medios fueron cerrados en Venezuela.

En un caso, el nicaragüense, con fondos manejados sin control se compra un canal para evitar críticas y en el otro caso, el venezolano, directamente se suspenden  o cierran medios.

Es cierto que bajo el sistema capitalista los medios son grandes empresas que tienden a la concentración.  Pero para eso están las leyes antimonopolio y la promoción de espacios alternativos como radios comunitarias o televisiones públicas para presentar voces plurales.  No parece la vía más adecuada para promover el pluralismo coartando el mismo pluralismo.

Es lo que intentaron hacer las dictaduras de extrema derecha en los sesenta y setenta en América Latina. El resultado no fue sino un empobrecimiento cultural.

Carlos Martini

Sociólogo, docente y periodista.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas