Martes, 06 de Diciembre de 2016, 18:46 (21:46 GMT)

25 de Febrero, 2011 | Indicador económico y financiero

El monorriel de Springfield

En una de las primeras temporadas de los Simpson, por azares del destino el ayuntamiento cuenta con un exceso de capital, por lo que se convoca a una junta de ciudadanos, encabezada por el alcalde Diamante para elegir una obra que se puede hacer con ese dinero, el profesor Skinner, pide mejor equipamiento para la escuela primaria, pero no es muy bien vista su petición, en esas deliberaciones están cuando se aparece un merolico con un modelo a escala de un monorriel.

Les endulza el oído a todos y los convence de invertir en la obra.

Homero es contratado como el conductor y mientras el trabajo se desarrolla, Lisa investiga, descubriendo que todo es una estafa, pretende descubrir al criminal, pero por la euforia del día inaugural no le hacen caso y al final, cuando el tren se va a estrellar, éste aprovecha para escapar.

Últimamente en el país, se ha puesto el tema del Impuesto a la Renta Personal sobre la mesa.

El mismo ha sido aplazado por los legisladores, alegando alguno de ellos que implica una carga para la ciudadanía y sólo se va a usar para engrosar las arcas de un Estado ineficiente.

Ese hombre que logró la deducibilidad de impuestos para la importación de aviones al país, algo harto “necesario” para toda la población paraguaya, realmente no tiene la calidad moral para argumentar lo que ya ha dicho, pero siempre hay un hablador en todo proceso de diálogo.

Otros que juegan un papel importante en la economía nacional son los empresarios, a ellos les cuesta generar empleo y les gustaría ver que aquello que pagan por sus impuestos, como a todos nos gustaría, realmente tenga una aplicación que ayude al desarrollo del país.

El planteamiento de origen es sensato, independientemente de bregar por quitar el agregado de transparencia que la declaración jurada le da al Impuesto a la Renta Personal, es justo pedir que lo que se pague se vaya a la generación de infraestructura, fortalecimiento a los sistemas de educación y salud.

Desde que el hombre se organizó en sociedades estructuradas, los tributos e impuestos han sido un tema controversial, de hecho no se llamarían impuestos, si fueran voluntarios.

Pero es cierto a través de los gravámenes, también se puede construir parte de la infraestructura que necesita el Paraguay, sería ilusorio exigir que todo salga de ahí. Realmente la base de personas que pagamos impuestos no podemos financiar en su totalidad las obras que son necesarias, pero el pagar si contribuye al beneficio del país.

Para lograr que la nación funcione bien en este tema hay que abatir la informalidad y lograr una aplicación efectiva, adelgazar el aparato burocrático, bien se puede empezar por esos burócratas que están ahí por favores políticos y no por capacidad, pues de cualquier manera no se afectará el funcionamiento del aparato estatal.

Eso dará un signo de confianza a las personas, al ver que su dinero tiene un objetivo nacional y no de grupo político, además la ejecución de obras debe ser con transparencia para que se sepa que lo que se hace realmente se hace con calidad y los recursos asignados fueron invertidos eficientemente en ello, no en la ampliación de la casa del encargado de la obra o en otras sutilezas de ese tipo.

El camino por recorrer tanto en la formalidad como en la transparencia es largo, ya se han pagado munchos monorrieles en este país, justo es que la vía que se tienda en los próximos años realmente conduzca al progreso y no a la corrupción y el atraso como ha sucedido durante décadas.


Miguel Torres Velázquez

tovemi@gmail.com

Twitter @mitove

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas