Viernes, 09 de Diciembre de 2016, 22:00 (01:00 GMT)

13 de Enero, 2012 | Desde mi biblioteca

El laberinto: Conmovedora travesía por la pérdida de lo que más amamos

Ciertas pérdidas producen heridas que tardan en sanar. Y las cicatrices posteriores nos recuerdan, aunque hayamos atravesado y elaborado el duelo de la mejor forma posible, que aquella persona que ya no está era parte esencial de nuestro proyecto de vida. Esa parte se nos va definitivamente. Lo que resta es el comenzar de nuevo día a día, buscando espacios para la alegría.

De eso trata la película El laberinto, dirigida por John Cameron Malkevich en 2011 que cuenta en los principales papeles a Nicole Kidman  y a Aaron Eckhart.  Danny era el hijo pequeño, el único, que un día, en un accidente muere atropellado frente a la casa. Sus padres, Becca y Howit sienten que hasta su relación de pareja vuela por los aires.

Este film, estrenado es Asunción a fines de diciembre del año pasado, narra la atmósfera depresiva de los desconsolados padres sin caer  ni en golpes bajos-nunca se muestra al niño en el momento del accidente ni se recurre a escenas donde él estaba vivo, salvo unas pocas grabadas en el celular del papá-ni en el sentimentalismo fácil. Mantiene la tensión depresiva de Becca y Howit en sus rostros, sus frases, sus intentos agónicos de no romper el matrimonio y la tan humana desesperación de no saber que rumbo tomar cuando nuestro eje de vida se rompió.

Ella intenta borrar todo vestigio de Danny-incluso lleva a su tan amado perro a la casa de sus padres-y él en cambio mira una y otra vez la filmación que mantiene en el celular y mantiene la habitación de Dany tal como él la dejó el último día de su vida.

En un giro dramático, un día Becca se encuentra con el chico que le había atropellado a Danny. Se sabe que la culpa no fue de este chico, pero también este adolescente quedó marcado. A partir de encuentros entre Becca y este joven, en un inmenso parque dónde él le va mostrando un libro de historietas que va está escribiendo-y que encierra gran parte de la clave del film-Becca va encontrando el camino de salida del túnel.

En una entrevista reciente, el escritor argentino Andrés Neuman, premio Alfaguara de novela 2009 por la obra El viajero del siglo, afirma que “la muerte nos arrebata los seres amados pero el lenguaje los reúne para que sigamos conversando con ellos” ( La Tercera, Santiago de Chile, 8 de enero de 2012, entrevista de Fernando Béjar). Es lo que hacen los distintos personajes de El laberinto. No se resignan al silencio entre ellos mismos, sacan sus rabias, sus preguntas sin respuestas, intentan, bien o mal, puentes con los que los rodean. Saben que cada uno, por su cuenta, se hundiría más a fondo.

Más que recomendable, El laberinto es una muestra de los abismos a los que nos llevan determinadas perdidas. Pero también de cómo no resignarnos a caer desde el precipicio.

 

Carlos Martini

Sociólogo y periodista.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas