Martes, 06 de Diciembre de 2016, 18:47 (21:47 GMT)

23 de Octubre, 2010 | El Análisis de Dario Abelardo Cárdenas

El fútbol y los derechos televisivos

El fútbol paraguayo ha hecho un gran esfuerzo para ganar presencia internacional a través de logros deportivos, valiéndose de la selección nacional como portaestandarte, que no es, ni por lejos, la imagen del fútbol local, que sigue transitando por una larga y bucólica siesta, sin despertarse y sin entrar en la dinámica extraordinaria que impone la competitividad.



Valorizarse es conseguir atención, y para ello debe apuntarse a la excelencia, que con una buena publicidad, puede deparar buenos dividendos. El campeonato paraguayo se valió de lo que hizo la selección nacional, que a duras penas mantiene su imagen, porque no consigue plasmar la imagen consistente y sigue navegando en una endeble piragua entre la necesidad y la propia valoración. Esa presencia mundialista de nuestra selección no le ha dado el envión que tendría que haber tenido el fútbol local. Los campeonatos semestrales, plagados de irregularidades y sin brillo, con pocas figuras emergentes capaces de llamar la atención de los ávidos ojos de los clubes extranjeros, siguen siendo una promesa de superación.

Hay una verdad: la selección nacional está afuera. Y es lógico, porque los mejores están afuera. Por eso es una falacia decir que la selección es el reflejo de nuestro fútbol local. Sin embargo, es de justos reconocer que se hizo un gran esfuerzo hasta aquí para jerarquizarlo y venderlo cada vez con mejores dividendos. Hoy vuelve al tapete, después de la última reunión de presidentes de clubes, el tema de la venta de los derechos televisivos a partir del campeonato del 2013. Es innegable que existen muchos deseos de cerrar números, y cuanto más grandes, mejor, para repartir más dinero entre los clubes, para enjugar sus presupuestos, que cada vez son mayores.

Cuando la necesidad es grande es difícil sostener posiciones dignas. Es por eso que apenas apareció un mejoramiento en la oferta de la empresa que tiene los derechos actuales de la televisación de los torneos, la mayoría de los clubes firmó una nota de intención para renovarle el contrato. Este mejoramiento incluía un pago retroactivo que incluía un bono a partir de este año. Pero no la firmaron todos, porque hay algunos que no viven acogotados por la necesidad e hicieron ver al resto que no hay porque apurarse para conseguir mejores pagos, especialmente cuando en el firmamento aparece un ofertante ávido con hacerse de los derechos y propone, por lo menos verbalmente, mucho más que la empresa dueña de los mismos en la actualidad.

Es saludable que aparezcan oferentes deseosos de hacerse con el contrato porque esto permite abrir el mercado en donde, conforme a la muñeca de los negociadores, podrán obtener mejores dividendos. Es cierto que es un pequeño aporte para los clubes, pero para aquellos sofocados por los gastos es un soplo vivificante para seguir estirando la supervivencia, puesto que están lejos de afrontar con mejores ideas y mayor trabajo, la consolidación como instituciones, para conseguir esa excelencia que permita al fútbol paraguayo una verdadera competitividad, que por ahora está lejos de poseer.
Por Darío Abelardo Cárdenas

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas