Sábado, 03 de Diciembre de 2016, 08:39 (11:39 GMT)

01 de Noviembre, 2010 | El Análisis de Dario Abelardo Cárdenas

El Clásico complicó a Cerro

El clásico estuvo envuelto, como en todas sus ediciones, en el marco de policromía y rivalidad propios que genera este singular enfrentamiento entre los tradicionales rivales, aunque con una asistencia que estuvo lejos de reprisar las grandes convocatorias de este mismo año, a tal punto que fue la recaudación más baja de los cuatro clásicos del año.

Hablando de fútbol, fue un partido que transitó de lo discreto a lo malo, porque si le sacamos los penales, la expulsión y algunas ráfagas de buen fútbol, el mismo estuvo lejos de redimir la imagen interior que todos tenemos del partido más importante del campeonato paraguayo.

Cerro se insinuó mejor en los primeros minutos, jugando a buen ritmo y tratando de contrastar con el desplazamiento estudiado y más lento que imponía Olimpia. Rápidamente, el árbitro Sergio Melgarejo, que quiso manejar con palabras un choque con fricciones propias de la intensidad del juego, pasó al protagonismo pitando el primer penal a favor del franjeado, en una decisión que generalmente no asumen los árbitros paraguayos que se refiere a los forcejeos groseros dentro del área penal.

El goleador Juan Carlos Ferreyra tradujo en gol la pena máxima, aunque la alegría le duró poco a Olimpia porque en situación parecida, forcejeo entre Uglessich y Nanni, el árbitro no solo pitó penal sino expulsó al defensor olimpista por acumular su segunda amarilla.

El empate parecía entonar a los azulgranas, pero con un hombre más en el terreno fueron incapaces de remontar el resultado que terminó alejándolos a cuatro puntos del líder Libertad, que había hecho su faena el sábado, ganando un partido al condenado Trinidense, que estuvo envuelto en polémica por las decisiones arbitrales de Antonio Arias, aunque los tres puntos finalmente abonan la condición de líder cada vez más cómodo del gumarelo, que está sólido en la cima de la tabla.

Olimpia jugó un gran segundo tiempo, bien estructurado para soportar la diferencia numérica, y sin las exigencias que tenía de ganar, el empate en las condiciones desventajosas, fue un estupendo resultado que solamente sirve para evitar la burla de los tradicionales rivales, porque se achicó la diferencia con Rubio Ñu en la lucha por un lugar en la Copa Sudamericana y quedó desplazado por décimo año consecutivo de la posibilidad de ganar el campeonato.

El panorama de Cerro Porteño está complicado porque aunque tiene un cruce directo con Libertad, la diferencia numérica hace que no dependa únicamente de sus fuerzas sino de que algún equipo le pueda dar la mano sacándole puntos al líder del torneo. Además, la confusión del técnico Torrente, genera síntomas de debilidad ya experimentadas en temporadas anteriores tanto en su actual club como en Libertad, por lo que no ha podido coronar con título su paso anterior dirigiendo en estos clubes.

El torneo se acaba en un mes, las tendencias parecen ser más claras después de ésta fecha, y a cinco rondas, Libertad camina firme hacia otro título, aunque todavía pueden aparecer sorpresas. En la tabla por la Sudamericana no es tan clara y abajo, los ascendidos este año, Trinidense y Sport Colombia, tras las derrotas cosechadas son los firmes sindicados para volver al torneo de Intermedia, especialmente dada la excelente victoria del 3 de Febrero a expensas del errático Sol de América.
Por Darío Abelardo Cárdenas

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas