Domingo, 11 de Diciembre de 2016, 03:19 (06:19 GMT)

09 de Marzo, 2011 | El Análisis de Dario Abelardo Cárdenas

El caótico fútbol paraguayo

Así como en un páramo es posible ver crecer una planta y dar flores, todavía es posible ver grandes partidos en el caótico fútbol paraguayo; como el del sábado pasado entre Olimpia y Guaraní. Un fútbol competitivo no solamente debe dar grandes partidos, tener buenos jugadores, llenar las canchas y tener estadios aptos, sino por sobretodo, debe tener una impecable organización, que es el lado más flaco de nuestro balompié.

Esta semana, que tiene un torrente de partidos en los que se mezcla la actividad internacional de la Copa Libertadores de América y nuestro torneo casero, es la prueba de una falta de previsión organizativa, porque por imperio de la participación de los equipos paraguayos, se han tenido que posponer hasta siete partidos del Torneo Apertura, con las consecuencias a la vista: un campeonato cuya tabla de posiciones es mentirosa, y la tremenda confusión que provoca en los aficionados que ya no saben qué partido están yendo a ver y que posibilidades reales tienen sus equipos, considerando que el hecho de posponer algunos partidos no les garantiza que lo van a ganar.

Es más, este martes, Libertad juega en un hecho histórico por primera vez un partido en su cancha, pero a la misma hora, el fenómeno del torneo local, Olimpia está apurando su compromiso ante Tacuary, en una ridícula superposición, cuando que ambos partidos son apetecibles de ver por el aficionado al fútbol.

Hay muchos otros aspectos que nos hablan de que los dirigentes que manejan el torneo paraguayo viven en una burbuja, o no les importa dilapidar las escasas posibilidades de seguir creciendo dentro de este descomunal desorden. Dentro de los vaivenes que tiene la Confederación con su calendario, sin embargo, las fechas son casi fijas, por lo que la previsión de los que manejan mucho menos partidos por semana, podrían prever por ejemplo que se adelante una fecha a mitad de semana cuando los tres equipos paraguayos están jugando en Asunción.

La organización de los partidos corre por cuenta de los equipos que juegan de locales. Pero, tienen la libertad de negociar la venta de sus taquillas a pura voluntad, por lo que el  movimiento de los equipos queda a disposición de estas empresas que pueden mover a los rivales conforme a sus intereses, como ocurrió por ejemplo con Cerro Porteño este fin  de semana pasado, tras haber jugado un  extenuante partido el jueves en Santos por la Libertadores, y ser obligado a viajar a Ciudad del Este para cumplir con su compromiso ante Independiente.

El precio de las entradas, cuya escandalosa manipulación tampoco es controlada por la divisional profesional del fútbol paraguayo, lastima semana a semana los bolsillos de los aficionados, pagando sumas siderales en boletería y ni que decir en el asalto a que son sometidos por los revendedores, otra de las plagas que debe soportar el amante del fútbol.

El torneo local es la razón de ser de nuestro fútbol. Verdadera vertiente de nuestra realidad, aunque internacionalmente nos midan por lo que viene haciendo la selección nacional en las eliminatorias y en la participación repetida en los últimos mundiales. Pero si no velamos por la salud de nuestros campeonatos que están siendo socavados por la desnaturalización de su organización, como la abusiva presencia de extranjeros en los diferentes planteles, esa renovación racional de nuestros equipos no será posible y la posibilidad de seguir viendo realidades como Juan Manuel Iturbe, por ejemplo, cada día estarán más lejos de nuestras canchas.


Por Darío Abelardo Cárdenas

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas