Sábado, 10 de Diciembre de 2016, 07:45 (10:45 GMT)

04 de Agosto, 2011 | Desde mi biblioteca

Educación: Radiografía del atraso

Entre las palabras y los hechos media habitualmente una distancia que, depende de los temas, puede ser enorme o corta. Donde es muy lejana la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace es en la cuestión educativa. Porque si un consenso se encuentra en las expresiones tanto de los ciudadanos como de las autoridades es que la educación debe ser una misión estratégica. Nada más alejado de la realidad.

Veamos algunos hechos duros.

El miércoles 27 de julio me decía en entrevista en Radio Caritas Alcira Sosa, directora de Educación Media del Ministerio de Educación y Cultura, que  solamente el 20% de las instituciones educativas está en condiciones mínimas de infraestructura como para brindar comodidades elementales a docentes y alumnos. En otras palabras, nada menos que 80 de cada 100 escuelas y colegios públicos están en estado precario. No hablemos ya de bibliotecas o laboratorios.
 
Ocurre, me  señalaba Alcira Sosa, que no más del 5% de todo el presupuesto del área educativa va dirigido a inversiones. El resto va a salarios y gastos corrientes. Nada raro, por cierto, en un país donde el Estado destina la ridícula suma del 1% del presupuesto a la Universidad Nacional.
 
Pero pasemos a la calidad. Basta un botón. En junio del 2010, Luís Riart, titular del Ministerio de Educación y Cultura, daba a conocer el resultado de un estudio en 38 países sobre educación cívica y ciudadanía. Para el caso paraguayo, se tomaron datos de 3.399 alumnos de noveno grado. La imagen que nos devuelve este espejo es inquietante. Entre los hallazgos podemos  mencionar: 
 
El 38,5% no consiguió  resolver cuestiones básicas en las competencias de educación cívica y ciudadanía. Quedamos penúltimos, sólo por encima de República Dominicana. En otras palabras, casi 4 de cada 10 estudiantes no maneja aspectos elementales en esta área.
 
Otro estudio, este del año 2010, mostraba que en una escala de 1 a 20 en medición de pensamiento crítico en Paraguay se llegaba a apenas a 8. Es decir el promedio de los jóvenes paraguayos no desarrolla la capacidad de resolver problemas con un pensamiento propio y su capacidad de comprensión de conceptos y realidades en mediocre para abajo.
 
Esta breve radiografía del atraso paraguayo muestra que el país, salvo que se pase de las palabras a los hechos, seguirá dando vueltas alrededor del pasado, sin condiciones de saltar a los desafíos del tercer milenio.
 
Carlos Martini
 
Sociólogo. Periodista. Docente. 

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas