Domingo, 04 de Diciembre de 2016, 09:21 (12:21 GMT)

02 de Junio, 2010 | Palabras más, palabras menos

Derrumbando modelos e instalando actores

Hace pocos días, un grupo de colegas me cuestionaba el aporte real de Internet a la Democracia, ante todo, dentro del escenario del Periodismo. Aunque parezcan algo de respuesta evidente y palpable, aprendí a respetar las dudas de la gente, referentes al contexto actual de las comunicaciones. Sin embargo, no pocas veces noté respuestas casi con exabrupto, ante todo de gente relativa a las TICs. Entonces dije que no postergaría escribir sobre el caso.



Pasa que por más básicos que nos parezcan algunos cuestionamientos; quienes tuvieron la gracia de acceder a una cultura digital en un país donde las tecnologías profundizaron la brecha social, deberían sentirse obligados a responder con bastante tolerancia.

Paradójicamente, ese mismo hecho de impaciencia, ya es una muestra del aporte; pues anteriormente, el periodista de menor rango o-más aún- el ciudadano común, estaban excluidos de la conversa sobre la construcción del periodismo o las comunicaciones. Por eso, pero sin entrar a detallar, esta columna tiene el atrevimiento de titular con gerundio: pecado mortal para algunos talibanes del periodismo.

Aquí no hay bandos; víctimas ni victimarios. Hay circunstancias.
Por una parte, apañar con silencio a entendidos y nativos digitales, con esa actitud castrista de “Con la Revolución, todo. Fuera de la revolución, nada.”, no sería ético ni real. Internet no es el futuro; es parte de nuestra vida en sociedad. Nosotros somos nuestro propio futuro.

Por otra, tampoco es bueno callar ante los defensores de rancios modelos periodísticos. Aunque fuesen reconocidas “vacas sagradas”, no callarse. Probablemente sean los mismos que un día advirtieron teorías apocalípticas sobre las TICs y el nuevo escenario. Aquellos que –temerosos-incluso supusieron que el Periodismo podría desaparecer ante una “amenaza” como esta.

Relacionado al mismo tema, y quizás también desde un viejo esquema de pensamiento, se me peguntó: “¿Es periodismo repetir lo mismo con otras palabras?”. No. Nada de esto es lo mismo. Todo es absolutamente nuevo para todos; y a pesar de los recelos con los que algunos lean o escuchen, hoy, no sólo las respuestas a qué es noticia y qué es periodismo cambiaron. También lo hicieron incluso los códigos de ética.

Así que se necesitan nuevos conceptos para interpretar un nuevo hecho: la comunicación democrática, directa, participativa y pluralista. Entonces, el refrito de “lo mismo”, hoy queda excluido en los discursos de los verdaderos gestores de la comunicación; aquellos que proponen ideas avaladas con experimentales, trabajos visibles y concretos.

Entonces, no sólo se requiere de nuevas palabras; se necesita de nuevas personas. Por ello, y a pesar de que a algunos asuste, es vital instalarse de lleno en el nuevo teatro de operaciones. Únicamente así se lograría lo indispensable para la supervivencia en él: Sentido de ubicación. Créanme: basta el sentido común.

Con esta necesaria introducción, próximamente continuaré detallando mayores alcances de la WEB en el Sistema democrático, pero limitados al área de las comunicaciones, por lo inconmensurable del tema, el orden de las ideas y lo breve de este espacio. No pido benevolencia, ni siquiera consideración; simplemente, hago un llamado a la humildad para la reflexión sobre nuestras digitalizadas circunstancias. Pero por sobre todo, para permitirnos sospechar por un momento, que al fin sin intermediarios, somos protagonistas principales de nuestra propia vida.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas