Sábado, 03 de Diciembre de 2016, 08:41 (11:41 GMT)

09 de Diciembre, 2011 | Desde mi biblioteca

Del mbarete al oparei en la visión de José Nicolás Morínigo

Vivimos bajo el imperio del instante, de lo inmediato y de la fragmentación provocada por la sucesión vertiginosa de imágenes en esta cultura de las múltiples pantallas, desde el móvil hasta el televisor. Corren tiempos sombríos para la reflexión pausada, la mirada crítica y el pensamiento de fondo sobre la realidad que nos abarca.

Este escenario hace que consideremos de extraordinario valor la reedición del libro Vocabulario Político (El Lector, Asunción, 2011) del reconocido sociólogo, abogado y docente José Nicolás Morínigo(Asunción, 1947). Con lenguaje sencillo y claro pero sin perder la rigurosidad conceptual el texto nos permite recorrer los grandes temas de la política, desde los significados de dictadura, democracia, socialismo, clases sociales, ideología, Estado, sociedad, utopía, partidos políticos o ciudadanía, entre otros.

Pero además, el enfoque de Morínigo nos permite hurgar en el paisaje paraguayo. Así podemos leer los significados de mbarete, opareí, zoquete, yagua´ry´ay, Mburuvicha, Ñamandá o Ñembotavy,por ejemplo.

En la presentación del libro que realizamos el lunes 5 en el local de El Lector de San Martín y Austria  señalábamos que Vocabulario Político es una brújula para entender de forma inteligente dónde estamos parados en nuestro devenir  como sociedad con dolorosas huellas de autoritarismo, exclusión, corrupción y miseria extendida.

En esta columna quisiera detenerme en una de las peligrosas consecuencias de una sociedad que posterga y deja acumular graves grietas de injusticias sociales, groseras desigualdades entre los distintos estratos sociales, impunidad para privilegiados y espantoso subempleo  y desempleo juvenil en el marco de una inseguridad rampante.

Me refiero a que estamos transitando desde la práctica del mbarete a la del opareí.

El término oparei es magistralmente abordado por Morínigo en las páginas 151 y 152. En sus propias palabras “es la no resolución de los conflictos o la postergación permanente de las decisiones para que las cosas sigan como están…frente a la presión…quienes controlan el poder aparentemente buscan responder cumpliendo con la exigencia impuesta por la ley, pero realmente el objetivo es calmar las demandas, de tal forma que con el tiempo todo se olvide y nunca llegue una resolución favorable a los demandantes.”.

Es decir, si antes, quienes ostentaban el poder, en condiciones dictatoriales, podían recurrir a la práctica del mbarete sin contemplaciones, como la atmósfera cambió y ya no es posible  avanzar con vejámenes caracterizados por prisiones arbitrarias, torturas, desapariciones, asesinatos o exilio  bajo el terrorismo de Estado, hoy las respuestas en democracia, cuando las elites no ofrecen respuestas concretas a las demandas de mayor bienestar se busca el camino del oparei. Que el tiempo acalle las voces.

Pero estas postergaciones acaban siendo una bomba de tiempo porque termina siendo una huida hacia adelante que alimenta frustraciones y violencia social. Basta recordar esos 500 asentamientos en el Departamento Central con decenas de miles de personas en la más absoluta indigencia.

Este brillante aporte de José Nicolás Morínigo nos recuerda que la política es esencialmente una actividad colectiva, propia del ser humano, en un permanente conflicto entre quienes pugnan por mantener el orden establecido de privilegiados y excluidos y quienes aspiran a transformarlo hacia horizontes más humanos.

 

Carlos Martini

Sociólogo. Periodista.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas