Sábado, 03 de Diciembre de 2016, 08:43 (11:43 GMT)

18 de Febrero, 2011 | Indicador económico y financiero

¿De qué se ríe Krusty?

Krusty el payaso es un personaje singular. Es el show man de Springfield y su vida para nada es ejemplar, en diferentes ocasiones ha tenido que ser rescatado por niños, Bart y Lisa, lo han hecho, para resucitar su carrera, o reconciliarlo con su padre, un rabino judío.

Su irresponsabilidad al fumar, le ha llevado a sufrir varios infartos y a tener un marcapasos con un cierre para que lo intervengan en casos de emergencia.

Alguna vez, presionado por sus deudas de juego con la mafia franquició su imagen y abrió una escuela de payasos para que actuaran en fiestas. E incluso llegó a decirle a Tony El Gordo; el mafioso de la ciudad que Homero Simpson era él y un francotirador quiso matarlo.

También fingió su muerte para cobrar los seguros de vida que poseía y así pagar sus deudas e iniciar una nueva vida como pescador, hasta que Bart de nuevo lo descubre y lo rescata; Lisa le dijo que como estaba jurídicamente muerto, sus antiguas cuentas eran incobrables.

Por eso se ríe Krusty, porque es un irresponsable y todas las cosas malas que hacen le salen bien.

Hace unos días se dijo que Los Tigres Asiáticos y los Estados Unidos envidiaban al Paraguay porque el año 2010 tuvo un crecimiento del 14.5. % en su Producto Interno Bruto.

Se jactan de la cifra, pero prácticamente se quedan en esa cifra y no se habla de los índices de calidad de vida de los Tigres a los cuales ven con el desdén con el que el ratón Daly ve al gato Tommy, cuando lo va partir en mil pedazos.

Pero si se fijaran un poco se darían cuenta que al menos dos de esos Tigres, ayudan al Paraguay con asistencia financiera, también los Estados Unidos apoyan con recursos y han instrumentado el programa Umbral, que busca abatir los altos índices de corrupción paraguayos.

Además la estrategia de estos Tigres, fue la de aprovechar su mano de obra barata para llevar hace más de 30 años una dinámica de industrialización, maquila y exportación; a la par de una agresiva política de educación para que esa mano de obra barata se constituyera en mano de obra calificada, y luego se convirtieron en naciones productoras cuyas empresas maquilan en otros países del mundo.

Es decir, se anticiparon a lo que vendría, mientras que aquí se vive el momento y no hay políticas de Estado que planifiquen el desarrollo.

Aquí se exportan básicamente materias primas y se cierran los ojos al Brasil y su extraordinario desarrollo para sumarse al mismo como proveedores, pero para eso se necesitan universidades con carreras no tradicionales, con carreras técnicas e ingenierías que puedan ser necesarias a las empresas brasileñas.

Se necesita abatir la corrupción y otorgar seguridad jurídica a los empresarios que quieren instalarse en el país, para generar empleos, capacitar a las personas e impulsar el desarrollo.

Uno de los Tigres, Singapur; tiene uno de los mejores puertos del mundo y su nivel de educación cívica lo ha llevado a ser el puerto más limpio del globo. Si nos damos una vuelta por los puertos del país ¿cuántos vamos a encontrar limpios y presentables?

Los niveles educativos son excelentes, la eficiencia terminal es alta (número de estudiantes que concluyen su educación) y sus estudiantes siempre son de los mejores calificados en las pruebas internacionales, como la PISA, que se aplica a 500 mil estudiantes de las 42 naciones pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Aquí con el 14.5% que se presume por ahí, no podemos medir la eficiencia terminal, es decir el número de niños y niñas que termina la educación básica.

La seguridad social en los despreciados Tigres es de las mejores del mundo y la estadounidense sigue siendo la primera economía en el mundo.

Sus niveles de infraestructura; entres otras cosas han permitido a Corea del Sur superar la pobreza; a Singapur ser uno de los dos puertos de carga que más mercancías mueve en el mundo. Las autopistas estadounidenses son legendarias, incluso son escenario de películas, y no hablemos de todas las mercancías que en camiones son transportadas a través de ellas.

Acá tenemos muchos puentes de madera con el riesgo de derrumbarse dejando sin comunicación a cientos de personas en sus comunidades o caminos que con una lluvia se tornan intransitables.

Cuándo se ha escuchado que los habitantes de los Tigres o los Estados Unidos emigren a otros países para conseguir un trabajo mejor pagado ¿se sabe si son expulsores de mano de obra?

Aquí si no hubiera remesas, de aquellos que han tenido que salir del país en busca de una vida mejor; las cosas serían más difíciles y así lo reconocen los propios técnicos del Banco Central.

Es obvio, esta emigración no es culpa 100 % de los que hoy desdeñan a los Tigres, pero tienen su grado de responsabilidad.

Con todo el tan llevado y traído 14.5%, los índices de competitividad del país no se ubican ni con mucho entre los primeros 100 del mundo mientras que los Tigres y los Estados Unidos ocupan los primeros lugares.

Krusty se ríe y al parecer su risa es contagiosa.


Miguel Torres Velázquez

tovemi@gmail.com

Twitter @mitove

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas