Jueves, 08 de Diciembre de 2016, 19:07 (22:07 GMT)

02 de Septiembre, 2011 | Indicador económico y financiero

Cuando gobiernan los notables

Hay un episodio de Los Simpson en donde Lisa una vez más no encuentra su lugar, pero hay un grupo selecto de seres pensantes que la invitan a formar parte de su círculo en donde participan Skinner el director de la Escuela Primaria de Springfield, el vendedor de la tienda de cómics que además de gran consumidor de burritos, se revela como una persona con un coeficiente intelectual muy alto; además del único científico de Springfield y algunas personas más.

Un día deciden hacer una de sus reuniones en un kiosco en el parque central de su ciudad, para la ocasión invitan al famoso físico Stephen Hawking, pero hay un pequeño problema, Homero y sus amigos también reservaron el mismo kiosco y ahí surge el problema que deviene en una pelea y al final la construcción de madera está a punto de derrumbarse, y con ello Lisa corre el riesgo de ser aplastada, pero se salva gracias a la acción de Hawking, quien usando su silla como un helicóptero, la rescata.

La lección de este episodio es el riesgo que se corre cuando se polariza a dos grupos sociales y eso al parecer puede suceder en estos momentos con el país.

Con el secuestro el año pasado del ganadero Fidel Zavala, surgió un movimiento denominado “Por un Paraguay seguro”; una cinta blanca que es el símbolo más reconocido a nivel mundial contra la violencia, era su distintivo, el cual se fue colocando en autos, comercios y diferentes medios de comunicación lo adoptaron.

Hubo conferencias de prensa, y después de la liberación de Zavala, todo quedó en el silencio.

Hoy un nuevo secuestro revive el movimiento de la cinta blanca, el de la joven Delia Scappini; y una vez más se ha convocado a los ciudadanos a usar de nuevo las cintas blancas exigiendo seguridad.

La acción no es mala, mueve a tomar conciencia de una garantía social y un derecho que corresponde a todo gobierno otorgar a sus ciudadanos, la seguridad pública y que es algo en donde se ha fallado notablemente en el Paraguay.

Pero aquí surge una interrogante, que he pensado desde el secuestro de Fidel Zavala, el riesgo de la polarización, el movimiento surge cuando se pone en riesgo la vida de una persona con cierto poder adquisitivo, notable como empresario y por lo tanto los criminales saben que su golpe causará un efecto mediático inmediato, así que además del dinero que se puede obtener por el rescate estos obtendrán una difusión de sus actividades criminales amplia.

Pero al dejar libre a Fidel Zavala, el movimiento Paraguay Seguro se silenció, no hubo nada más, entonces esto motiva a pensar “acaso este movimiento solo defiende a los ciudadanos con pode adquisitivo y a los empresarios”; si no se aporta nada más buscando un cambio social, se puede pensar que casos como el de la joven asesinada por un menor de 16 años en Fernando de la Mora hace unos días, no es importante para Paraguay Seguro o el del joven acribillado hace poco cerca de la Villa Policial en Lambaré tampoco merece ser aclarado.

Hoy una mujer de una familia pudiente y con acceso a los medios es secuestrada y surge de nuevo la indignación y las cintas blancas.

Con esto no quiero decir que no estoy de acuerdo con el descontento y la acción para mover las conciencias, en donde me muestro en desacuerdo es en la falta de acción y seguimiento que el grupo de empresarios que conformaron en su momento Paraguay seguro para colaborar en la recomposición social del país, para evitar los casos que afectan a miles de paraguayos más, evitando así la polarización social en donde una parte llegue a penar que “solo los caso de losm rcios valen la pena” y la otra piense “por los ciudadanos comunes nadie hace nada”.

Con el secuestro de Fidel Zavala incluso se creó una página web, que hoy en día ya no está en el aire.

Ahí está el error, si se logró conjuntar un movimiento civil de tales proporciones, debió entonces después devenir en una organización no gubernamental especializada en materia de seguridad para buscar la recomposición del tejido social con acciones claras en donde la educación y la búsqueda de opciones de empleo digno para muchos jóvenes que hoy en días no estudian ni trabajan, no vean en la delincuencia la única opción para tener ingresos.

Por ejemplo en México, una mujer, Isabel Miranda de Wallace, empresaria, buscó con sus medios y logró  que se encarcelara a los secuestradores y asesinos de su hijo, su lucha devino en un movimiento social que hoy asesora a víctimas de secuestro.

Y todo su trabajo llegó más allá  al lograr la promulgación de una ley anti secuestro en México que es conocida como la “Ley Wallace”; su organización hoy asesora políticas de Estado en la materia y apoya a las víctimas en la búsqueda de justicia, e incluso se ha pensado en ella como candidata a presidenta de la república; su portal es http://www.altoalsecuestro.com.mx/

Aquí vemos cómo de una iniciativa similar a la cinta blanca, surgió algo útil que trasciende a un hecho y logra cohesión social, no división social.

El empresario Alejandro Martí, sufrió  el secuestro y asesinato de su hijo de 14 años, quien apareció  muerto después de pagar el rescate fijado por los delincuentes, su indignación y dolor lo llevaron a generar un movimiento que llevó al Gobierno mexicano a organizar foros sobre seguridad para analizar la situación y ahí surgió una frase de Martí a todas las autoridades “Si no pueden, renuncien” y ahora junto con Miranda de Wallace impulsaron la creación de “México Evalúa” www.mexicoevalua.org  que se dedica a dar seguimiento a las acciones gubernamentales para que realmente beneficien a la población a la que se dirigen.

Años antes, ante la ola de delincuencia creciente, más de un millón de ciudadanos marchó vestido de blanco en la capital mexicana: en un movimiento que devino en la organización “México unido contra la delincuencia” http://www.mucd.org.mx/ en donde se ofrecen asesorías y mecanismos de denuncia anónima de los delitos sufridos por la ciudadanía.

Es cierto hoy México vive en un clima de inseguridad con más de 50 mil muertos en cinco años por la guerra del gobierno contra la delincuencia, pero eso ha movido a la sociedad a buscar soluciones y de esta manera también exigir al Gobierno que cumpla su rol y de no ser así, exhibir sus deficiencias e incumplimiento.

Son tres ejemplos concretos que demuestran cómo de casos lamentable surgieron movimientos sociales útiles.

La cinta blanca es una buena iniciativa, pero no debe quedarse ahí, debe ser incluyente y devenir en un movimiento y una organización permanente, pues con algunas conferencias de prensa y sin acciones que impulsen soluciones, lamentablemente lo único que va a pasar es que cuando se libere a Dalia Scappini de nuevo las voces callarán, la cinta blanca se llenará de polvo y se caerá  del auto, hasta que un nuevo caso notable, detone un grito que tristemente se apagará de nuevo.

Al iniciar este espacio me comprometí  a escribir un artículo a la semana, lamentablemente otras ocupaciones y causas personales me han impedido llevar a cabo mi compromiso y cumplir mi palabra, por ello, esta es mi última colaboración en el portal.

Agradezco a Mike Silvero la confianza depositada en mi persona para emitir mi opinión a través de los artículos, la libertad que se tuvo en cada ocasión y la apertura con que mis ideas fueron recibidas.

¡Muchas gracias!

Miguel Torres Velázquez

tovemi@gmail.com.mx

Twitter @mitove

 

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas