Martes, 06 de Diciembre de 2016, 18:43 (21:43 GMT)

17 de Septiembre, 2010 | Indicador económico y financiero

Comprame na

Si ustedes son como yo, de los que les gusta ir al Mercado Cuatro y andar por sus pasillos y puestos, viendo ofertas de hierbas, cueros, verduras, comida, cd´s piratas, remedios, pescado, zapatos, cigarros con tradición ancestral y aroma de fuerte tabaco oscuro, bisutería, corbatas, ropa, muchos comercios de coreanos y aves exóticas que se venden en sus pasillos, encerradas en una cajita de cartón. Entonces habrán escuchado cómo todos los comerciantes ofrecen sus mercaderías de una manera u otra.

Hay damas que elegantemente le hablan a uno y le dicen “Camisas, pantalones, caballero”, si el prospecto es mujer, hay cariño en el “Mamita, vestido, pollera blusa, qué busca” y si ven que el cliente se va sin mayor remedio, no falta el comerciante que ruega con un “comprame na”.

Es el comercio y en su momento todos compramos algo y alguien vende algo, así se ha movido la humanidad durante siglos y se va a seguir moviendo mientras alguien necesite un producto o servicio y alguien más lo tenga para vendérselo.

Con los países pasa lo mismo en el entorno en el que hoy vivimos hay mercado para todo, ya se sabe, desde cosas legales como alimentos, hasta las ilegales como armas, uranio enriquecido o drogas, pero de estas últimas no vamos a hablar, hablemos de lo legal que si se vende bien, da para ganar mucho dinero.

Para comerciar con todo el mundo, un país tiene embajadas, son las representaciones de la nación en otros países del mundo y además de asistir a ceremonias protocolarias, besar la mano de primeras damas y princesas, poner cara de circunstancias ante situaciones graves, los embajadores y embajadoras deben tener a su lado un señor o una señora que desempeñe el papel de “Agregado comercial” o “Encargado comercial” que debe analizar qué se le puede vender a la nación en la que la princesa estira la mano para recibir un beso o bien qué empresarios pueden ir a invertir al territorio nacional.

Es decir, una embajada es como el escaparate en donde se ofrece al país para que la gente venga como turista, lo visite con intenciones de invertir o alguien pregunte si acá en Paraguay hay soja y el Agregado le diga “sí señor, somos el cuarto productor mundial, cuántas toneladas necesita”.

Y así alguien comprará esa soja y el Agregado debe decirle, “señor ya tiene su soja, pero también tengo carne en grandes cantidades y de gran calidad ¿necesita algunas toneladas?”

Pero el agregado comercial también debe decir, señor, “sabe yo soy vecino de Brasil y ellos necesitan chips para el desarrollo de la industria automotriz, si usted se instala en Paraguay con una fábrica, yo tengo personal capacitado y le ayudo a firmar convenios con las universidades para que se eduquen los ingenieros que usted necesita y no mande desde acá de tan lejos los chips, ponga su planta en Paraguay, a horas de Brasil y si sus ejecutivos necesitan relajarse, tengo tres excelentes campos de golf, venga a Paraguay, no hay huracanes o temblores que arrasen con su fábrica, somos una buena opción para invertir.

Además todo le costará el 30 o el 40% más barato de lo que le costaría fabricar aquí y enviar hasta Brasil”.

Eso en términos simples es lo que debe hacer el agregado comercial de la embajada, pero en eso nuestra política económica exterior está fallando, el país pierde negocios y mucho dinero por la inactividad y pierde más si no se nombra un embajador en Brasil, el primer socio comercial y que por su desarrollo, bien puede dinamizar varias actividades económicas paraguayas, trabajando como su proveedor.

O buscando contactos con el mercado más grande del mundo, China continental que sólo en turismo representa hoy un mercado potencial de 200 millones de personas y en alimentos, mejor ni hablamos, para no enojarnos al calcular lo que estamos dejando ir.

Por eso, si pensamos que el mundo es como el Mercado Cuatro, podemos invitar con elegancia “Pase caballero, qué le vendo”, o bien seguir rogando en las mismas puertas de siempre, “comprame na´” ¿Ustedes qué prefieren?

Miguel Torres Velázquez

Analista de Cadiem Casa de Bolsa

mtorres@cadiem.com.py - Twitter: @mitove

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas