Jueves, 27 de Abril de 2017, 16:51 (19:51 GMT)

16 de Febrero, 2011 | El Análisis de Dario Abelardo Cárdenas

Cerro sacude el tablero con la salida de Torrente

Cerro Porteño inició una semana sacudida por la noticia del despido de Javier Torrente del cargo de entrenador, en un corte que intentaba acallar las voces cada vez más estridentes que pedían desde el empate ante Tacuary en el debut, la salida del argentino. Pero los cerristas suman una sonrisa antes del estreno en la Libertadores: el sueño de que Juan Manuel Iturbe juegue con la casaca azulgrana, aunque sea por seis meses.

La situación de Torrente era insostenible para la directiva cerrista, por lo que tras el nuevo empate del domingo ante Rubio Ñu terminó por destituir al argentino, sin haber perdido un solo partido, pero dejando una sensación de enorme inconsistencia y confusión, a la hora de armar el equipo, teniendo uno de los planteles más ricos del campeonato paraguayo.

La salida de Torrente pone de nuevo al frente del plantel al entrenador de inferiores Blas Cristaldo, un hombre que ya fungió de bombero apagando incendios el año pasado tras el fracaso de Pedro Troglio al perder un campeonato imposible de perder. Su aparición es de emergencia, pero se plantea la interrogante de si no es el momento de darle al compatriota el respaldo oficial de dirigir el plantel, evitando así erogaciones enormes para traer a esta altura a un nuevo entrenador, quien tendrá que adaptarse a todo, lo que lógicamente lleva tiempo, cuando ya están en marcha el torneo local y la Libertadores.

La directiva dijo que el nombramiento era de carácter interino, que no se apresurará en buscar un nuevo técnico para no equivocarse, es decir, para no volver a equivocarse. La verdad es que los dirigentes de Cerro están en la disyuntiva de nombrar definitivamente a Cristaldo y bancarlo con todas las de la ley, o esperar a ver qué pasa con él, y después buscar a otro entrenador de nombre, pero con las consecuencias de haber perdido tiempo y dinero, por un cabildeo peligroso y de resultados imprevisibles.

Cristaldo es un hombre que tiene las ideas claras de lo que tiene que hacer con el equipo y quiénes deben jugar y quiénes salir. Además, no tiene complicaciones con el sistema que utilizará para parar el equipo ante Colo Colo, en la apertura de la serie de grupos en la Libertadores. Conoce a todos los de la casa, los canteranos, pero también a los que se sumaron hace poco, pues siempre trabajó de cerca con el técnico Torrente.

Es un desafío agradable que Cerro tendría que tomar definitivamente. Cuánto hace que no es dirigido por un nacional, y un nuevo técnico no puede firmar fatalmente por la obtención del campeonato paraguayo y mucho menos ganar la Libertadores. Así que, como hace poco más de medio año, la oportunidad de Blas Cristaldo se presenta de vuelta  vestida de la incredulidad dirigencial de su real capacidad.

Pero no todo es negativo en Cerro. Ayer se confirmó con la anotación de Juan Manuel Iturbe en la lista copera, que el juvenil jugador -que generó tremendo lío el año pasado con su salida irregular, aunque terminó todo satisfactoriamente al percibir Cerro un buen dinero por el traspaso del jugador-,  por ironía  de la vida, jugará vistiendo la azulgrana, sin ser ya jugador de la casa.

Su aporte será de innegable valor, pues llenará un vacío que no pudieron llenar ni Lucero ni Madrigal, para acompañar al goleador Nanni. Será una atracción en Cerro y esperamos que su presencia sea el gancho para que los aficionados vayan a la cancha para ver a un jugador diferente, quien para muchos es un fenómeno, llegando incluso a compararlo con Lionel Messi.

Por Darío Abelardo Cárdenas

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas