Viernes, 25 de Julio de 2014, 23:01 (02:01 GMT)

06 de Febrero, 2013 | Caminito al costado del mundo

Bulocracia

Si desde el inicio están mal hechas, las cosas nunca van a cambiar. Por más vyroreí que parezca, si las señales no son contundentes, mucho no se puede esperar. La actual administración del Paraguay es un claro ejemplo de esto.

 

La excesiva cantidad de funcionarios públicos es harto conocido. Como lo dijo en su momento el "honorable" Presidente del Congreso, Jorge Oviedo Matto, el Estado es una agencia de empleos para ubicar a los operadores políticos que hacen posible la campaña de cada candidato electo, en el súmmum de nuestra democracia, las elecciones. Esperar eficiencia, planificación, celeridad en los trámites, es mucho pedir. Lo importante es que los muchachis tengan un lugarcito para ubicarse, expectantes para su función real, serviles a los intereses partidarios para la siguiente batalla electoral.

Dentro de esta lógica en la que se maneja la administración del Estado paraguayo, analizar las posibilidades de brindar eficiencia no es prioridad. Optimizar recursos, definitivamente no forma parte de este pensamiento. Así se estarían eliminando nichos apetecibles para servirse de la mamadera estatal; clausurando caminos para obtener recursos funcionales a los intereses político – partidarios de todos los sectores.

Un ejemplo claro de este esquema lo viví en las últimas horas. Hace unos días nació Julieta, mi tercera hija. Cuando fui a dos Centros de Salud para intentar vacunarle con la BCG, reboté en ambos, ya que los vacunadores estaban realizando mingas contra el dengue. Eso sí, en estos sitios de atención sanitaria, los funcionarios administrativos estaban muy tranquilos tomando tereré, mirando las horas pasar. Plantearle una “revolucionaria” idea de que se quede un vacunador y uno de ellos fuera a realizar la minga sería pedir demasiado. Para ellos y para las propias autoridades del Ministerio de Salud.

Lo mismo me sucedió cuando acudí al Registro Civil para anotar como paraguayita, que no niega su nación, a mi niña. Si ya es mucho esperar casi dos horas para que 4 recién nacidos sean anotados, me pareció un atentado contra el sentido común que el simple trámite de copiar nombres y datos de una cédula de identidad a un acta sea acompañado de tantos errores. La encargada de hacer 5 copias de certificados de nacimiento, utilizó 8 papeles. Total, los 3 errores los solucionó tachando y rompiendo estos insumos. Supongo que cree que porque están ahí, y como ella no los paga, se pueden despilfarrar tapando su extrema mediocridad.

Eso no es todo. Quise ir a tramitar la cédula de identidad, como corresponde. Grande fue la sorpresa cuando me pidieron entre los documentos necesarios, una copia del acta de nacimiento. Algo que había preguntado en el Registro Civil y que no me dijeron que necesitaba pedir. Evidentemente si sabía que ese papel debería tener, lo hubiera solicitado ya estando ahí. Sin embargo, nadie se conmovió para alertarme al respecto.

Más que lanzar un plagueo al aire y tomar la paciencia necesaria para volver sobre mis pasos para finalizar como corresponde el asunto, lo que me indigna es la parsimonia con la que nos manejamos. Repito, parece una pavada la que estoy señalando, aunque pinta de cuerpo completo el funcionamiento de nuestras instituciones.

Eso sí, seguramente después vamos a escuchar lamentos del Ministerio de Salud diciendo que el índice de vacunación en el país es bajo y que los padres somos unos vagos e irresponsables. Y en Identificaciones van a decir que existen paraguayos que no son ciudadanos porque no tienen cédula de identidad y un montón de otras cosas.

El Estado se maneja así, como un bulo. Los partidos lo saben y buscan denodadamente llegar a la administración del poder para llenarse los bolsillos. Ese nomás es el tema. Un negocio redondo para ellos, en el que nosotros los ciudadanos, no somos más que víctimas de este esquema perverso. Algo que con elecciones, y participación democrática, no se soluciona.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas