Jueves, 08 de Diciembre de 2016, 22:51 (01:51 GMT)

21 de Febrero, 2010 | /opinions/list

Brasil: la hora de Dilma

Cuando en la mañana del sábado 20 el Cuarto Congreso del Partido de los Trabajadores de Brasil (PT) proclamó a Dilma Rousseff como precandidata del partido para las elecciones generales del próximo 3 de octubre, esta economista de 62 años, jefa del Gabinete del presidente Lula, ex guerrillera en los setenta y afiliada al PT recién en el 2001, comprendió que había llegado la hora de la verdad: convencer a la mayoría de los brasileños que ella puede ser la sucesora de un presidente que termina nada menos que con un 80% de popularidad.


Lula intentará que su carisma y adhesión sean transferidos a su candidata. La clave de la gran aceptación del gobierno actual está en los notables logros sociales y económicos para un país que todavía es muy desigual.


Pero veamos. La prestigiosa Fundación Getulio Vargas informaba el 7 de febrero que en el período de Lula la clase media aumentó al 50% de la población, era del 38% antes del 2003, cuando Lula accedió al gobierno. En su período se crearon unos 10 millones de empleos y unos 20 millones de brasileños dejaron la pobreza extrema. Crecimiento económico, control de la inflación y eficaces políticas sociales están en la base de estos avances.


No menos impresionante es la inserción brasileña en el mundo. Ya en el 2008 Brasil se convirtió en el mayor receptor de Inversión Extranjera Directa (IED) del mundo emergente, sólo detrás de China. En ese año recibió en ese concepto más de 45 mil millones de dólares. Además Brasil se expande a través de sus empresas: en 1990 las empresas brasileñas que invertían en el exterior eran 6. En el 2009 llegaron a 877. ( Jorge Castro. Las transnacionales brasileñas descuentan el respaldo de Lula. Clarín, Buenos Aires, 31 de mayo del 2009. P. 31.)


Por ahora los sondeos todavía le dan una ventaja de entre 6 y 10 puntos al opositor José Serra, gobernador de San Pablo, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña. Pero aún queda un largo trecho a recorrer y los resultados de octubre son inciertos. Si Lula hubiera sido el candidato nadie dudaría de su victoria, pero una segunda reelección inmediata no está permitida en Brasil. El fue reelecto en el 2006.


Dilma Rousseff tendrá que combinar un doble mensaje: que es la continuidad, dada la masiva adhesión a Lula, pero también que es el cambio: todavía un 40% de los brasileños está bajo la pobreza y el 10% más rico se queda con el 44% de la riqueza.


La lección del fenómeno Lula a nuestra región es la siguiente: hoy los ciudadanos evalúan a sus gobernantes desde la óptica del bienestar, del empleo, del saber que existe alguna oportunidad de ascenso social.



Carlos Martini
Sociólogo. Periodista. Docente.



Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas