Sábado, 10 de Diciembre de 2016, 21:11 (00:11 GMT)

04 de Noviembre, 2011 | Desde mi biblioteca

Alas de mariposa. Desde el dolor de la tragedia al homenaje a la vida

“No sé adónde se van los muertos que amamos, pero sé donde se quedan, en nuestra alma”. Es una de las frases que mejor define la película Un loco amor, dirigida por Sergio Castellito en el 2003, basada en una novela de Margaret Mazzantini. Protagonizada por el mismo Sergio Castellito y Penélope Cruz en una de sus mejores actuaciones dramáticas, relata la historia de un hombre que pasa la noche en un hospital esperando saber si su hija se salvará de un accidente automovilístico. A lo largo de esas interminables horas rememora un antiguo amor con una mujer con la cual primero sintió solamente deseos sexuales para después amarla intensamente. Esa mujer ya había muerto. El amor, la muerte y la indomable lucha por la vida están presenten en este film más que recomendable.

Es la frase mencionada al principio la que se aplica estrictamente al libro Alas de mariposa del músico y comunicador  Víctor Destéfano que se presenta al viernes 4 a las 19 en la Universidad Columbia. Fiorella Destéfano era su primera hija. Estaba a unas semanas de recibir su título en ciencias empresariales en la Universidad Columbia. Hasta que el 23 de abril de 2004 se subió al último piso del Citibank en VillaMorra y se suicidó lanzándose al vacío.

Alas de Mariposa consigue el tono adecuado de delicada sensibilidad y valor en el testimonio de un padre destrozado que rememora su vida con Fiorella. Chica activa, era integrante del Movimiento de Schoenstatt, entregada a la solidaridad social-formó parte de las misiones universitarias que en Semana Santa se dirigen a zonas vulnerables del interior a prestar ayuda-dinámica y activa.

En el libro, el autor nos lleva de la mano a sus conversaciones con Fiorella y surge la eterna pregunta, tal como me la comentaba el viernes 4 a la mañana en una entrevista en Radio Caritas. “Carlos, ¿será que pude hacer algo más?”. Es de esos interrogantes que todos los que perdieron a alguien saben que no tienen respuesta.

A Fiorlella la habían diagnosticado unos 14 meses antes de su decisión final unos desequilibrios químicos que le afectaban su sicología. Lucho, terminó sus estudios. Sólo que en un momento dado, por razones que entran dentro de las hondonadas de los misterios de la mente humana, decidió que ya no daba más. Y en alas de una mariposa dejó esta tierra.

Víctor Destéfano, conocido músico de una de las grandes orquestas de los setenta y los ochenta, los Hobbies, es autor, por ejemplo de ese tema emblemático del verano que es San Bernardino, abrumado por lo inexplicable comenzó a escribir este brillante recorrido por el dolor y el recuerdo a pocos días del final de Fiorella. La primera en leerlo fue la colega y querida amiga Pelusa Rubín., quien felizmente le alentó a la publicación.

Su lectura no dejará indiferente a nadie. Víctor Destéfano consigue hacernos sentir la vida de Fiorella en sus esperanzas y alegrías, sus dudas  y su tragedia.

Mientras estoy finalizando estas líneas escucho  What a Wonderful World de George Weiss y Bob Thiele en la inolvidable versión de Louis Amstrong. Algo me dice que es un tema que traduce el espíritu de Alas de Mariposa. Sencillamente porque Víctor hace del recuerdo y del absurdo de una muerte joven un maravilloso homenaje a la vida de Fiorella.

 

Carlos Martini

Sociólogo. Periodista. Docente.

Si usted comenta utilizando una cuenta de Facebook, la información de su perfil (trabajo/empleador/localidad) puede ser visible en su comentario dependiendo de sus ajustes de privacidad. Si la casilla "Publicar en Facebook" ("Post to Facebook" en inglés) se encuentra seleccionada, su comentario será publicado en su perfil de Facebook en adición a Paraguay.com

Webs amigas